¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 27.Julio.2017

Estás en: Evocación

Evocación

contenidos / pág.89 contenidos 9 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ir a siguiente páginair a última página
Enviado (29/10/2013) - Enviado por homero52
Hay en tus negros ojos
una suave luz que me anima,
que me devuelve el salero,
que me llena de alegría.
Mas no soy tu media naranja,
porque siempre estás dubitativa.
Y como el Amor es un sentimiento
-¿acaso puede ser una enfermedad?-,
prefiero alejarme de ti deprisa.
Otro habrá que te guste,
que inesperadamente te sonroje,
que te llene de varoniles caricias,
que te bese y no apartes los labios,
como si los ajenos te dejaran herida.
Soy imperfecto, lo sé
(¡qué es la vida sino camino
hacia la perfección!),
ni tampoco mi cuerpo
es escultura clasicista;
dialogo con atención,
me conmueven las ascensiones
y todo vuelo con osadía.
Pero mi verbo no te arroba,
y mi presencia te es indiferente.
Me enamoré de ti,
cuando aceptaste un baile
en aquel salón de maravillas.
Juntos...
Enviado (29/10/2013) - Enviado por homero52
Con tu fino talle
y dispuesta cual perinola,
deseo bailar contigo esta pieza
que nos lleva por océanos celestiales,
sujetos a un sentido rítmico
que narra vivencias inmemoriales.
Al bailar contigo me desprendo
de banales fardos inmateriales,
de rutinas toscas y enfermizas,
y de un aliento que muere sin base.
Bailando contigo, lo sé,
se me acercan galaxias,
constelaciones innumerables,
y siento la atracción universal,
asegurando nuestros pasos,
presidiendo nuestras formas
tan innovadoras y deseables.
Acabado el baile
te sujeto por las caderas,
y dulce beso en tus labios
parece dar con la clave.
Acaso seamos hijos de la locura
cuando bailamos desprendidos,
de modo tan estimulante.
Con tu fino talle,
con tu sonrosado semblante,
con la ligereza y majestad
de tus sibi...
Enviado (29/10/2013) - Enviado por homero52
Entre tus sueltos cabellos,
aproximación buscan mis dedos
para un beso sin medida;
sé que obtenido sin esfuerzo,
sólo con amor y ternuras.
Cuán lejos de aquél logrado,
tras trepar por la cucaña,
de una madre halagüeña.
Siendo tú mi cumbre,
flor que completa mi hazaña,
una suave emoción me embarga
cuando después de tu beso
oigo tu voz atemperada:
"¿Acaso son favorables mis besos
a tus fuentes literarias?".
En cuerpo y alma
hago mías sus palabras.
Si sus besos me faltaran,
sin el abrigo de su mirada,
sin sus dedos cariciosos,
sin su candoroso semblante...
¿de qué servirían mis fuentes,
quién bebería mis aguas,
quién se aventuraría a oscura gruta
donde aletea victoriosa
una turba de nocturnas aves?
Vagaría sin horizonte claro,
entre colinas y desiertas playas;
quiz...
Enviado (28/10/2013) - Enviado por homero52
Cuando estás ausente
-también lo repiten románticos versos-,
siento cómo mi alma se apaga.
Es un pensamiento extremo, lo sé,
que alocado corre por mis adentros.
Mas si estás presente,
si oigo la agitación de tus cabellos,
el frufrú de tu sedoso vestido,
o la cancioncilla que alegre entonas,
entonces... se apartan todos mis velos,
y huyen de mí los graves pensamientos.
Es ese instante, en silencio a ti me acerco,
y siempre, invariablemente,
recibo tu cálido, transfigurador beso.
Antaño decía que mejor soñar, a solas,
a orillas de un mar sereno,
o en la cima de una montaña.
Pero ahora tal expresión ha cambiado:
es mejor explayarse tiernamente a tu lado,
admirar tu femenil efusión
y sentirnos parte de una noche infinita.
Tus cálidos dedos me acarician,
mi corazón, pájaro...
En "La fuga del verde",
los pajaros y grillos huyeron pavorosos,
como si de una horrenda negrura se tratara.
El terror, sin duda, se había impuesto al misterio.
Pájaros y grillos,
formando nubes extrañas,
elevaron sus cantos de terror,
en aquel atardecer incómodo,
volando hacia el otro lado de la montaña.
¿Qué fue lo que les infundió tanto horror?
Aquí aparece un tal Bermúdez,
que, lacónicamente, objeta:
"Pájaros y grillos,
al desconocer tal sentimiento,
no pueden sentir miedo,
ésa es para ellos una sensación extraña".
Mágica palabra,
dulce violín de floritura rancia.
Bueno. Lo cierto es que
uno de los pájaros cayó muerto,
mostrando un rostro desquiciado.
Una sonata para violín, desde luego,
no hubiera causado tal mella en su cristal.
Entonces... ¿qué fue lo que los ...
Enviado (28/10/2013) - Enviado por homero52
El pasado, el presente y el futuro...
¿qué son sino fuentes de emoción
y de variados pensamientos?
La vida humana, echando sus raíces bajo el cielo,
se afianza en el Amor,
alejándose de toda sed de mal.
Para el hombre, la sociedad debe ser
su fascinante "isla del tesoro",
la única estrella a la que debe dirigir sus impulsos.
El alimento de los seres humanos
es, en definitiva, lo que más importa
(los dioses siempre poseyeron el suyo).
Con intuición y fantasía,
pero siempre pegados a la realidad cercana,
hemos de desplegar nuestros sentidos
y entusiasmarnos con la escuela que es el vivir,
el vivir en perfecta comunidad y armonía.
Dejemos guerras y conflagraciones
para quienes fueron aprendices de hombre
en la expresión serena de las sociedades.
Quien vehemente toca el tam...
Enviado (27/10/2013) - Enviado por homero52
El Sol, en invierno,
cuando está lejos del mundo,
no calienta, porque quizá siga
su tramo de reajuste interior
o de discreto perfeccionamiento.
Pero está ahí, desde luego,
en el sentido más doméstico,
conjugando armonía y figura,
saliendo vencedor en su empeño.
Por el Sol fácilmente podría
componer deleitoso verso
que conlleve renacimiento.
Es un astro luminoso,
tan querido por nosotros,
y de extraordinario éxito.
En su carrera suelta unos vientos
que son riqueza de color,
nervio de musicalidad,
ondas-partícula que velan
por la mágica orquesta sideral,
fundacional, de corazón y vida.
Un verso dirigido al Sol
debería, lo sé, ser gigantesco,
precursor de hechizos,
así como voz en el silencio eterno.
Cierto que algún día dejará de alumbrar,
mas ya no será el Sol, sin...
¿Dónde está esa rosa dumiente,
qué abismo la tiene subyugada?
Vengo a despertarla con mi cántico,
con versos nacidos del corazón
que late en el nervio y sueño de la vida.
Luego, besaré su terso rostro,
y en sus tinieblas abriré tal luz
que ahuyente ecos y angustias.
Al despertar me mirará a los ojos,
y viéndolos serenos, soltará una sonrisa.
Su candorosa y tierna expresión
se afianzará en el amor y rectitud de vida;
se dará a la hermandad de semblantes
sin antifaz, lejos de toda hipocresía.
Los dedos de la constante aurora
iluminarán su alado horizonte,
la llevarán en volandas a que contemple
la única y verdadera raíz de la vida.
¿Dónde está esa rosa durmiente?
Vengo a despertarla con mi verbo,
a espantar la negrura que la aprisiona,
a que florezca de nuevo el árbol en...
Amor,
fruto de un tiempo inesperado,
cosecha de miradas y gestos
en el que el verbo suele ser profano.
Amor que se insinúa
como embate de ola,
como palpitar de memoria y seso.
Amor
que reaviva un olvidado contacto,
que se estremece al tacto de suaves dedos,
que convierte al cuerpo en agua soñadora,
que halla su sueño en la realidad presente.
Amor
que retorna de años de desvelos,
que sugiere un mañana de siglos,
que se hace flor en su afán,
que a la soledad pone remedio,
que se difunde cual onda veloz.
Amor
que halla su horizonte de encuentros,
una razón para el fulgor en la noche,
un motivo para el contacto sereno,
que se inflama de azul
en las misteriosas lindes del aliento.
Amor
que alejado del sonoro laberinto,
halla en la desnudez del aire
una forma atractiva...
Enviado (27/10/2013) - Enviado por homero52
Con ese entrometido bastón,
con tus inmateriales espejos cóncavos,
con tu desmesurado absurdo,
con la grotesca disposición
de tus sugestivos personajes,
con la tragedia, con la ironía,
con esas máscaras deformantes,
con ese expresionismo brutal,
con esa burla roedora,
con esa visión tan degradada
de una realidad deshumanizada,
con esas súbitas revueltas finiseculares,
con esos personajes siniestros,
con esas soberbias y lujurias,
con esa gigantesca desnudez,
con esas máscaras tartufas,
con esa fantasía que ha sobrevivido
a innumerables vendavales,
y esos quevedos de concha...
¿adónde vas, Valle-Inclán,
por esos océanos de controversia,
por ese mundo vuelto del revés?
Una lámpara maravillosa
quizá te espera más allá,
donde el esperpentismo no alcanza,
donde la burla...
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar