¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 18.Enero.2018

REINA DE LAS ROSAS

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (13/06/2011)Enviado poranaariassaavedra-
Etiquetas:
 REINA DE LAS ROSAS

 



A las tres de la madrugada ,



los trinos de un pájaro hendió,



la paz del silencio que reinaba ,



en dos magnánimos corazones ,



añorados por el mío en inefables temores,



sensaciones que mi alma,



las sentía como jirones,



 



Pajarito mensajero,



chiquitito atribulado,



surcó las tinieblas del  cielo,



a la quietud rasgando,



en arrojo de su vuelo,



y en la rama encaramado.



 



No cesaba por inquieto,



irreverente piando,



quebrando lisuras del silencio,



impetuoso alertando,



del averno baldío de duelo.



 



Cesan los trinos, y la noche



ábrese en  luz demoledora,



la sevicia en su derroche,



hecha lumbre devastadora,



todo embebe , desmesurada come,



agillotinando la paz, la calma llora.



 



 



Dos cuerpos le hacen frente,



sin temor a ser engullidos,



aflora el filial amor latente,



reciproco amor fundido,



que viendo la muerte no sienten,



sus cuerpos de tersura baldíos,



aunados en disuadir candentes,



horas que discurren impías,



llevándose sus pieles deferentes.



 



Unidos en el magno esfuerzo,



la voluntad se acrecenta,



encarnecidas llagas, color negro,



res la sevicia los  amedrenta,



ni el crepitar inquietando al  eco,



ni llamas enhestadas en braveza.



 



Discurren minutos y horas,



en medio de la  gran llamarada,



surge la reina de las rosas,



verdeciente en su beldad,



de su in albis alma candorosa.



 



Que sabiéndose quemada,



su deseo no es otra cosa,



que dar su vida por la amada,



a la suya siempre sosia.



 



La sevicia ya se adueña,



propietaria es del territorio,



en crepuscular lóbregas  tinieblas,



insufladas en dogma del agobio,



no hay sollozos, si  prestas maneras,



de amor filial sin condiciones.



 



Crepitan candentes los bienes,



desgarrando sus pieles, y carnes,



no hay tiempo para preces,



mirada al cielo por socaire,



y mi cuerpo que no duerme,



siente inefable desaire,



aguardando que mis dos seres lleguen



a desarrollar nuestros planes.



 



La reina de las rosas,



calcinado ya  su jardín,



heridas sus bellas hojas,



en sentido amor sin fin,



a su padre en hospital aloja,



y a su madre con sutileza dice



que la madrugada viene mora,



la hilaridad alcanzó su  fin.



 



Mas... ella no se desmorona,



yergue el tallo, su tesón y fortaleza,



lidera en fragancia de rosa,



con su sabia el jardín renueva,



expandiéndose olorosa,



en pos de urdimbre de  era.



donde la resignación retoma,



          la serenidad por bandera.



           ANA ARIAS SAAVEDRA                                                   

REINA DE LAS ROSAS
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar