¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 18.Diciembre.2017

jose ramon muñiz alvarez

contenidos / pág.1114 contenidos 112 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 5 6 7 8 9 10 11 12 13 ir a siguiente páginair a última página
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto VI
Más altos vio los montes el viajero
que quiso aventurarse en esta tierra,
y el canto oyó si, en un grito de guerra,
las tribus convocaba, pendenciero.
Y al árabe combate el duro acero
y el pecho con coraje, en plena sierra,
y el fuego y el valor la tropa cierra,
no lejos de un fatal desfiladero.
La gruta donde duerme la Santina
el sueño de los siglos de la historia
es honra de esta tierra, felizmente.
Galana como el sol hoy la imagina,
en una cueva oscura, la memoria
si no es la devoción de tanta gente.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS...
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto V
Las nieves se acumulan y el granizo,
llegado ya el invierno, cuando el día
despierta tarde, con la brisa fría,
e irradia la grandeza del macizo.
Se admira, desde Cangas, el hechizo
del aire fresco, si a la noche enfría,
de tanta vertical, pura osadía,
y danzan los ocasos con su rizo.
Descansa el aire en el Cornión callado
y deja que las nubes, con presteza,
espacios corran sobre la nevada.
La noche llega, llega el aire helado,
la escarcha, que refleja la belleza
y el brillo de la luz de la alborada.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS...
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto IV
Un rizo hizo en el aire, una cabriola
que dibujó elegante aquel overo
donde la luz del alba el mundo entero
alegre descubrió, si estaba sola.
El mar la saludó, y, ola con ola,
pintó por fin la vela del velero,
brillando y encendiendo su sendero,
destello que se vuelve caracola.
El carro de la aurora, clara estrella,
miraron en la altura el arroyuelo,
el bosque, las lagunas silenciosas,
Sus llamas, miró alegre el viejo Sella,
y brillos despertó feliz el cielo
que quiso nuevas flores olorosas.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ...
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto III
El alba enciende el cielo más hermoso
las cumbres remontando con bravura,
y, raudo, la silueta más oscura
recorta bajo un cielo luminoso.
El brillo de las nieves, luminoso,
con el pincel más raro se apresura,
y se oye el arroyuelo que murmura,
mirando la mañana, rumoroso.
No tarda desde el valle la neblina
que se alza, de mañana, sin pudores,
ardid de la belleza del paisaje.
La luz es, tras la niebla, coralina,
pausada, con extraños resplandores,
cubriendo sierras llenas de coraje.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ...
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto II
Dejad que corra el alba por los cielos
y muestre la belleza en las montañas.
Dejad que traiga luz sobre las brañas
donde cuajó la nieve en nuevos hielos.
Dejad que ardan las brisas y sus velos
alumbren, entre bestias y alimañas,
los bosques silenciosos, las entrañas
del robledal que pisa firmes suelos.
Dejad que en verso corra la alegría,
y el Sella cobre mágicos castillos
del sol, del alba clara y sus afluentes.
Dejad que quiebre, llena de osadía,
la noche y que, forzando sus pestillos,
sus pórticos sean luces ascendentes.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ...
Dedicado a la familia Cantora de Cangas de Onís
Videre http://jrma1987.blogspot.com
Soneto I
Los hielos van cuajando, del granizo,
donde la aurora halló su claro espejo,
que gusta el alba clara, en oro viejo,
brindar el resplandor que la deshizo.
Testigo de su brillo vio el hechizo,
no lejos de la iglesia, el verde tejo,
amigo de sus llamas y el reflejo
que teje la mañana en cada rizo.
Torrente que quebró la madrugada
y vio el paisaje del desfiladero,
Abamia de su sueño se despierta.
Asturias brilla más con la alborada,
y el verde es de sus prados verdadero
ante la aurora que abre su ancha puerta.
2011 © José Ramón Muñiz Álvarez
"Las nieves y el granizo en lo lejano"
“El beso del granizo de las cumbres”
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ...
Visite: http://jrma1987.blogspot.com
El libro de los fresnos
El libro de los fresnos
Es un cuaderno mágico y secreto
Que nace en lo profundo del espíritu.
Sus hojas son poesía
Que llora las ausencias de la amada
O el beso repentino del crepúsculo.
A veces dulces lágrimas
Se escapan de los párpados cansados
Del triste corazón que en él escribe.
Así los manantiales
Podrán saciar la sed del caminante
Que pierde el tiempo oyendo sus palabras.
2006 © José Ramón Muñiz Álvarez
"El libro de los fresnos"
Todos los derechos reservados....
Ver: http://jrma1987.blogspot.com
El granizo alborotado
Descendió del alto cielo,
Derramándose en un vuelo
Sobre el prado, ya nevado,
Y su sonido agitado
Nos sorprendió, bullicioso,
En el lecho silencioso
Donde amantes, beso a beso,
Callada tú, yo travieso,
Lo escuchamos en reposo.
Despertaba el nuevo día
Sobre montañas y valles,
Pero el granizo en las calles,
Lleno de melancolía,
Nos llenaba de alegría
En el tálamo gozoso,
En el lecho delicioso
Donde amantes, beso a beso,
Callada tú, yo travieso,
Lo escuchamos en reposo.
Sonaba tras los cristales
Su desafinado ruido,
Su desgarrado sonido,
Sus canciones invernales,
Rozando los ventanales
De nuestro amor rumoroso,
De nuestro palacio hermoso
Donde amantes, beso a beso,
Callada tú, yo travieso,
Lo escuchamos en r...
Para María Dolores Menéndez López
http://jrma1987.blogspot.com
Soneto VII
Un mar navegarás donde, brumosos,
Negando al sol la luz, llama escarlata,
Los vientos, sombra gris, noche insensata,
El cielo cerrarán avariciosos.
Después de los umbrales cavernosos
Del sueño que en la noche se dilata,
Tus ojos se abrirán, perla de plata,
Buscando los paisajes luminosos.
Y todo mostrará su luz dorada,
El cielo, el sol, el mar y las orillas,
Para escuchar tu voz, ayer callada.
Risueñas nuevamente tus mejillas
La brisa sentirán más que hechizada,
La leña dando al alba y sus astillas.
2005 © José Ramón Muñiz Álvarez
“Las campanas de la muerte”
Primera parte: "Los arqueros del alba"
Todos los derechos reservados por el autor.
José Ramón Muñiz Álvarez
(Br...
Para María Dolores Menéndez López
http://jrma1987.blogspot.com
Soneto VI
Heraldo de bondad fue su semblante,
Más puro que la luz de la alborada,
La gracia de su rostro, la mirada,
Sincera siempre, bella a cada instante.
En ella la ternura era constante,
Más clara que el granizo y la nevada,
Hermosa como el sol, jamás nublada
La frente cuyo rostro hizo brillante.
Más pura fue su piel que la azucena
Que brota en primavera por los prados,
Más cándida y más bella, siempre buena.
Recuerdo que sus párpados cansados
Tendían a cerrarse, aunque sin pena,
Buscando sueños siempre reposados.
2005 © José Ramón Muñiz Álvarez
“Las campanas de la muerte”
Primera parte: "Los arqueros del alba"
Todos los derechos reservados por el autor.
José Ramón Muñiz Álva...
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 5 6 7 8 9 10 11 12 13 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar