¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 23.Octubre.2017

juan-josé reyes ríos

contenidos / pág.126 contenidos 13 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ir a siguiente páginair a última página
Enviado (18/10/2013) - Enviado por homero52
Aquella no era luz
que engrandeciera al alma,
sino pánica luz proveniente
del mismísimo Infierno.
Tan extraña y viva luz,
tanto destello de maligna estampa
llenaba de pavor la estancia.
Fuego en las alas,
risa de cruel armonía,
plumas que al sueño enajenaban,
negra mirada de horror,
misterioso galope
tras la raíz humana.
Nunca el cielo nocturno
presentó tan fiero rostro;
nunca la anhelada virtud
se vistió de horrendos ropajes;
nunca el vago viento
hirió con tanto delirio.
Aquella no era luz
de nuestro revuelto siglo,
ni menguaba en los confines
de un universo dador de vida.
Era luz fría y remota,
de imperiales haces,
de original infamia;
luz que transitaba entre la vida
y la oculta región del olvido.
Mas, ahora, paseándose triunfal
por la fervorosa e íntima noc...
Enviado (17/10/2013) - Enviado por homero52
A la luz de la lumbre
brillan tus sedosos cabellos,
y las pupilas que acarician
el sueño de los objetos.
Tu florida esbeltez,
tu donaire halagüeño...
¿qué significan en el despuntar
de mi monótona y triste aurora?
Parece soplo divino,
pero es mi tierno beso
en tus rúbeos labios,
despertando un fervor inmenso.
Hay pasión erótica en mí,
también en mis asombrados versos.
Te abrazo, anunciando al viento
un amor que no morirá en el tiempo.
¿Por qué será que jamás vislumbro
palidez en la luz de tus ojos,
ni nada que me acerque al abismo,
o a indeseables despeñaderos?
Esa luz que envuelve tu semblante
proviene sin duda, del empíreo cielo,
de un universo que juega con la matriz,
que complacido irisa los núcleos,
que ilumina de las criaturas el sentir.
Tanto te quiero, que ...
El azul marino de tus ojos
ahuyenta de mí la melancolía,
revelándome el signo de la espiritualidad,
la vía que alcanza lo celestial.
Poseen una textura sibilina
que se confunde con aquellos cielos
nacidos de linda y sutil armonía.
El poeta los escruta despacio,
se deja iluminar con su colorido,
y confina su inspiración en insólito cáliz.
No le tiembla la pluma,
que vuela rugiendo al viento,
ni se demora pensativo en la noche,
en esa noche de almas acuitadas,
de espacios que se curvan de nostalgia,
de flores siderales que entonan viejos trenos.
El azul marino de tus ojos
penetra en mí cual sonoro caracol,
como espuma de incógnito acento,
como pensamiento enraizado en el azur.
Entonces, aquel insólito cáliz
queda suspendido por momentos,
y despacio se aleja el sufrimien...
Me he perdido.
Perdido estoy,
inexplicablemente.
Anduve por los andurriales del misterio,
y no sé cómo me hice perdedizo.
Uno, ahora lo veo claro,
puede perderse a uno u otro lado
de la realidad "en progreso".
Perdido, ciertamente,
va uno más ligero,
sin apenas equipaje.
Así pude concebir
que hay saltos y ritmos
en el inmenso universo.
Una vez perdido,
no importaba la noche o el día;
todo era perversa ilusión,
como aquellos grandes y fieros ojos
que me salieron al paso,
apoderándose de mi conciencia,
de mi íntima animalidad.
Y sin conciencia,
va uno más solo que la una,
derramando simulaciones,
sin pensamientos que valgan,
sintiéndose, eso sí, condenado,
y sin que a uno pueda salvarle la palabra;
vislumbrando un final espantoso,
como ciclópeos y negros ojos
dis...
Sé que Afrodita, ¡ay hermosa Psique!,
te obligó a descender a los Infiernos,
-como uno más de los tormentos
que de ella debiste soportar-
por un frasco de agua de Juvencia;
pero te prohibió abrirlo.
Recelaba de ti, tenía envidia
de tu sobrehumana belleza.
Tú, mientras regresabas, lo abriste
y quedaste sumida en profundo sueño.
Amor, que habiéndose alejado de ti,
ahora te buscaba desesperadamente,
disparó la flecha que te despertó.
Aun siendo felices, él anhelaba casarse contigo,
y sólo Zeus podría otorgarle tal pedido.
¡Y viendo el amor que os profesabais,
os lo concedió sin reparo!
Sé que Amor es de naturaleza alada,
y Psique tiene aludas expansiones,
por lo que, más allá de la vida,
viviréis feliz y amorosamente.
Juan-José Reyes Ríos
Extracto del poema "Luz de los o...
Enviado (15/10/2013) - Enviado por homero52
No sólo me he fijado, preciosa hamadríade,
en la pulcritud de tu encina,
y cómo, ante la beneficiosa lluvia,
se alegra tu ninfal espíritu,
sino también en la de tu compañera,
que ha sido incendiada por repentino rayo.
Ella está triste, apesadumbrada
por tan fatal suceso:
sabe que morirá con su encina.
Tú, deidad de mis infinitos adentros,
no sólo me seduces con tu mirar,
cuando agitas tus cabellos en el río,
o cuando caminas lentamente
y recoges del árbol sus frutos.
Sé que no podéis vivir juntas
en el mismo árbol: es ley natural.
Mas atiende a tu compañera,
consuélala diciéndole que un humano,
fiel amante de la naturaleza virgen,
jamás dejará de pensar en ella,
y que, en su loor, compondrá un poema
digno de su ser, condición,
abrazando su plena realidad.
Juan-José ...
Enviado (14/10/2013) - Enviado por homero52
Hermosa oceánide de mis días tristes,
de horas que sólo marcan fugacidad.
Te contemplo en silencio
desde este promontorio,
deleitándome con tu figura,
con tus consoladores ojos,
asombrándome con tu fuerza ancestral.
Hay luz en tu mirar,
gotas de mar en tus cabellos,
rotundidad en tu corvo torso.
Anhelo, ¡oh fatal destino!,
fundirme contigo en la mar,
y observar de vez en cuando
la pálida luz de la luna
regalándonos serenidad.
Sé que extraña metamorfosis
en mí, pronto se operará;
luego nadaremos juntos
por la misteriosa zona abisal.
Aunque sólo sea en sueños,
el rumor de un vasto oleaje
por siempre nos ha de atar.
Juan-José Reyes Ríos
Extracto del poema inédito "Luz de los ojos".
Web: http://www.galeon.com/jjreyesrios...
¿Acaso es sólo mi voz
quien aspira y ama?
Ella repentinamente se alejó
de mi verso sereno, arrullador.
Mis amorosas palabras eran, para ella,
alargadas garras de desamor.
¡Palabras, palabras... horror!
Por un gesto le concedía
la alegría de vivir a su alrededor,
por un beso el palpitar de mi corazón,
y por una mirada,
¡por una mirada le concedía mi alma!
Mas ella dijo ¡no!
"Tus palabras son adorno, sombra,
árbol que jamás concede fruto;
tu ritmo, desprovisto de esperanza...
¿a quién podrá encandilar?
Arde en ti la lira, sí,
pero no hay ritmo de onda de mar.
Tu amor hacia mí, si acaso es amor,
está falto de luz, de jardín,
de vuelo de mariposa sin dolor.
No quieras eternizarme
con la dulzura de un ruiseñor.
Amor vibrante, sí, el tuyo,
mas sin aurora que sonría
ante...
¡Oh materia gris,
precisas circunvoluciones
de nexos energéticos,
origen de impulsos sensoriales,
de fogosas constelaciones,
de innúmeras sensaciones!
Sabe que mis ojos la han visto,
que han prefigurado sus formas
con inusitado frenesí,
que en un ideal campo níveo
por momentos la han situado.
Su esencia y vida son un misterio,
feliz llama alborotadora,
armonía de luz sideral.
El supremo universo la acentúa,
su voz es melodía en el tiempo,
explosión de animosa dulzura,
lírico vuelo de sonora fragancia.
He mirado en sus ardorosos ojos
y he visto serena mi peregrinación.
Juan-José Reyes Ríos
Extracto del poema: "Luz de los ojos".
Web: http://www.galeon.com/jjreyesrios...
Ella, mirándose al espejo,
se ha sentido hermosa, esbelta
cual junco a la orilla
de un arroyo cantarín.
Una vistosa flor en el pelo
denota su franca lozanía,
la de su dulce mirada.
¡Qué rostro tan lleno
de conocimiento y luz interior!
En el crepúsculo, como alegre flor,
abre su tierno reino, encantador;
y, contemplando la desnuda estatua
de inconfundible mármol pentélico,
vuela cariñosa en pos del amor.
En el campo abanican sus pies
las rojas y cálidas amapolas,
y a sus ojos se asoma extraña luz
que parece cubrirla de lírico manto,
de un cielo virginal y de ardor.
Juan-José Reyes Ríos
Extracto del poema inédito: “Luz de los ojos”.
Web: http://www.galeon.com/jjreyesrios...
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar