¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 25.Julio.2017

Estás en: poema en prosa

poema en prosa

contenidos / pág.3 contenidos 1 pág.Ordena por
CIEGA DE TI

  Me has cerrado los ojos. No puedo ya verte a través de la espesura incendiada que nos separa. No. No. No puedo.
Lejanía de tarde rota. Gris de bombilla enceguecida. Tus pasos resuenan como granizo en mis oídos de loba herida, huérfana de manada.
Aulladora de soledad quemada, espiro hielo que hiende mis recuerdos. Perdida en mi colina, lanzada al espacio sideral y sordo, doy vueltas y vueltas. Pero no puedo...
Te has ido. No. ¡Mis pasos sin sonido! No. No. Ciega de ti, envuelta en humo, detenida, deshecha, como ceniza arrastrada de ola en ola… No. Desde la boca de un pez, encallada en la arena te grito: ¡Estoy aquí! Óyeme. Te amo. Aquí. No puedo.
 
Maite Sánchez Romero, de "...
Se abre... Mana la sangre azul del recuerdo, mana..
En cielos derruidos grazna fieramente un cuervo...
Y luego cae a plomo la tormenta de mariposas; las lágrimas de los ángeles como granizo de oro.
No cierres la puerta. Déjala abierta. Deja que pase el viento del pasado, su cuerpo de serpiente herida, su boca fría con música de lodo.
Libera tu ejército de pájaros... Libera…
Y observa la ligereza con que un nuevo viento coloca tus cabellos... sobre los cabellos de la esperanza:
Hilos en hilos, trigo en luz. Vuela...
Mira el huracán, ululando entre campanas azules...
Observa allá abajo, ese pequeño ser de luz... Su aura se está enroscando al infinito.
Eres tú en su encuentro sublime contigo m...
Enviado (11/12/2016) - Enviado por volarela
NOCHE
 En mi mano cerrada llevo la noche, acurrucada como un gatito negro. No puedo apretar mucho su hondura; las estrellas se me clavan.
La he cogido por sus cabellos de brisa y la he aprisionado en mi minúscula voluntad, para amarla a placer, ella conmigo y yo con ella, negra, como su alma ensimismada. Pero se escapa, como una lágrima de pájaro asustado, en un líquido aleteo, con sus gigantes pies descalzos hacia su aire universal, dejando caer redondas palomas negras entre mis dedos. Ha penetrado en mi carne, ha penetrado en mi voz, y mi andar ahora es sombra colmada de soledad. Es un solo pensamiento anhelante, como boca de recién nacido, de totalidad.  
 
  De "La naturaleza en el corazón"libro gratis en p...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar