¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 27.Julio.2017

Poeta en nuevayor

contenidos / pág.2 contenidos 1 pág.Ordena por
Enviado (05/02/2010) - Enviado por admin
Aquellos ojo mío de mil novecientos diez
no vieron enterrar a los muertos,
ni la feria de ceniza del que llora por la madrugada,
ni el corazón que tiembla arrinconado como un caballito de mar.
   Aquellos ojos míos de mil novecientos diez
vieron la blanca pared donde aronaban las niñas,
el hocico de oro, la seta vevenosa
y una luna incomprensible que iluminaba por los rincones
los pedazos de limón seco bajo el negro uro de las botellas.
Aquellos ojos míos en el cuello de la jaca,
en el seno traspasado de santa Rosa domida,
en los tejados del amor, con gemidos y frescas manos,
en un jardín donde los gatos se comían a las ranas.
Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos,
cajas que guardan sile...
Enviado (05/02/2010) - Enviado por admin
Aquellos ojos míos de mil novecientos diez
no vieron enterrar a los muertos,
ni la feria de ceniza del que llora por la madrugada,
ni el corazón que tiembla arrinconado como un caballito de mar.
   Aquellos ojos míos de mil novecientos diez
vieron la blanca pared donde orinaban las niñas,
el hocico del toro, la seta vevenosa
y una luna incomprensible que iluminaba por los rincones
los pedazos de limón seco bajo el negro duro de las botellas.
Aquellos ojos míos en el cuello de la jaca,
en el seno traspasado de santa Rosa dormida,
en los tejados del amor, con gemidos y frescas manos,
en un jardín donde los gatos se comían a las ranas.
Desvás donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos,
cajas que guarda...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar