¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Viernes - 22.Septiembre.2017

Estás en: Poetas famosos

El rey de harlem * Sigue...

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (07/02/2010)Enviado porla_lelo40-
    Tenía la noche una hendidura y quietas salamandras de marfil.

Las muchachas americanas

llevaban niños y monedas en el vientre,

y los muchachos se desmayaban en la cruz del desperezo.



    Ellos son.

Ellos son los que beben el wisky de plata junto a los volcanes

y tragan pedacitos de corazón por las heladas montañas del oso.



Aquella noche el rey de Harlem,

con una durísima cuchara

arrancaba los ojos de los cocodrilos

y golpeaba el trasero de los monos.

Con una cuchara.

Los negros lloraban confundidos

entre paraguas y soles de oro,

los mulatos estiraban gomas, ansiosos de llegar al torso blanco,

y el viento empañaba espejos

y quebraraba las venas de los bailarines.



   Negros, Negros, Negros, Negros.



    La sangre no tiene puertas en vuestra noche boca arriba.

No hay rubor. Samgre fueriosa por debajo de las pieles,

viva en la espina del puñal y en en pecho de los paisajes,

bajo las pinzas y las retamas de la celeste luna de nacár.



Sangres que busca por mil caminos muertes enharinadas de ceniza

  de nardo,

cielos yertos en declive, donde las colonias de planetas

rueden por las playas con los objetos abadonados.



   Sangre que mira lenta con el rabo del ojo,

hecha de espartos exprimidos, néctares de subterráneos.

Sangre que oxida el alisio descuidado en una huella

y disielve a las mariposas en los cistales de la ventana.



   Es la sangre que viene, que vendrá.

por los tejados y azoteas, por todas partes,

para quemar la clorofila de las mujeres rubias,

para gemir al pie de las camas ante el insomnio de los lavabos

y estrellarse en una aurora de tabaco y bajo amarillo.



    Hay que huir,

huir por las esquinas y encerrarse en los últimos pisos,

porque el tuétano del bosque penetrará por las rendijas

para dejar en vuestra carne una leve huella de eclipse

y una falsa tristeza desteñida y rosa química.

                                         

                                          *
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar