¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 27.Julio.2017

Estás en: Poetas famosos

El REY DE HARLEM

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (11/02/2010)Enviado porla_lelo40-
     Es por el silencio sapientísimo

cuando los camareros y los cocineros y los que limpian con lengua

las heridas de los millonarios

buscan al rey por las calles o en los ángulos del salitre.



      Un viento sur de madera, oblicua en el negro fango,

escupe a las barcas rotas y se clava puntillas en los hombros;

un viento sur que lleva

colmillos, girasoles, alfabetos

y una pila de volta con avispas ahogadas.



El olvido estaba expresado por res gotas de tinta sobre el

        monóculo;

el amor, por un solo rostro invisible a flor de piedra.

Médulas y corolas componían sobre las nubes

un desierto de tallos sin una sola rosa.

     

                                                              *



    A la izquierda,a la derecha, por sur y por norte,

se levanta el muro imposible

para el todo y la aguja del agua.

No busqueis, negros, su grieta

para halar la máscara infinita.

Buscad el gran sol del centro

hechos una piña zumbadora.

El sol que se desliza por los bosques

seguro de no encontrar una ninfa,

el sol que destruye números y no ha cruzado nunca un sueño,



el tatuado sol que baja por el río

y muge seguido de caimanes.



Negros, Negros, Negros, Negros.



Jamas sierpe, ni cebra, ni mula

palidecieron al morir.

El leñador no sabe cuándo expira

los clamorosos árboles que corta.

Aguardad bajo la sombra vegetal de buestro rey

a que cicutas y cardos y ortigas tueben postreras azoteas.



Entonces, negros, entonces, entonces,

podréis besar con fresí las ruedas de las bicicletas,

poner parejas de microscopios en las cuevas de las ardillas

y danzar al fin, sin duda, mientras las flores erizadas

asesinan a nustros Misés casi en los juncos del cielo.



      ¡Ay, Harlem disfrazado!aY, Harlem, amenazada por gentío de trajes sin cabeza!

amae llega tu rumor,

me llega tu rumor atravesando troncos y ascensores,

a trvés de láminas grises,

donde flotan tus automoviles cuebiertos de dientes,

a trvés de  los caballos muertos y los crímenes diminutos,

a trvés de tu gran rey desesperado,

cuyas barnas llegan al mar.








Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar