¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Domingo - 25.Junio.2017

Estás en: Poetas famosos

Te dejé dormir entre mis sueños

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (02/02/2011)Enviado porsamuel1-
 Te dejé dormir entre mis sueños

 


El velo de la noche mimaba nuestros secretos


y aunque quiero ser discreto, no puedo callarlo más


La vida es un cúmulo de experiencias que nos llevan


unas veces a reír, ser felices y otras, no deseadas, a llorar


Me tocó el látigo del castigo como suele hacer con los amigos


para dejar sentado que el dolor es parte del amor


Para aminorar mi llanto, la pena que me embargó


dejé que mi recuerdo trajera cosas dulces a mi corazón


Vino de pronto a mí, un momento que es preciado


un acto que se repite, se desea, se admite y se toma


como algo que la vida lo da sin pedir ni extrañar


Y ese cuadro que ahora miro, lo veo de nuevo pasar


Amalgamados, entrelazados en un sueño de invierno


iba sacudiendo todos los pensamientos para poder encontrar


aquellos que en un momento, me hicieron por ti despertar


Y así pude descubrir es tu calor, tu respiración vital


la que da fuerzas a mi vida, que una vez quiso parar


Arrincono los tristes momentos para no encontrarlos más


y sabiendo lo que eres, lo que das y mucho más


no pretendo cosas nuevas, ni me cambio de lugar


Ahora iré por tu vereda, para donde me quieras llevar


Las horas se perdieron en nuestro hermoso conversar


cenamos amor del bueno, sin detenernos sin dar


y fueron tan agradables que me supieron a más


Anoche dormías, no pude apreciar el brillo de tus ojos


pero había algo en tu aura, en la proyección de tu alma


que a gritos me pedía, siguiéramos acurrucados en el abrazo


pues por lo que mi alma sintió, no quería despertar el sueño


que pudo haber sido de muchas cosas, pero éste fue de amor


Siguiendo mis instintos, dejando que me aclarara la luz del sol


desnudé del todo tu alma, te miré con el deseo, con la fuerza


de mi alma, te admiré silente, mas lleno de ganas


No sé ni cómo contuve el fuego que me abrasaba


De repente te moviste, dejaste de ser el monumento


Ahora sabía que esto no había sido sueño, fue cierto


y aprendí a no tener pesadillas y es que un sueño en tu regazo


carece de toda maldad y es, al final, cual mayor premio deseado


Samuel Akinin Levy

Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar