¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 26.Septiembre.2017

Estás en: Poetas noveles

Androfilia Transdimensional

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (10/04/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
ANDROFILIA TRANSDIMENSIONAL
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ


En la vieja piel del montículo de la cuarta luna
el sol regenerado se ocultaba trás la última
lluvia cósmica de lodo radiactivo...
Estuvo esperando el momento de la transfusión
iónica intergaláctica quebrandose la esperanza
de la doble hélice, palpitante en el retroceso de
la humanidad de la época.
El planeta no es malo y da para todo, lo qué pasa
es el maltrato de las especies perversamente agresivas
y su insaciable sed de dominio sobre los débiles,
y manipulados seres pseudolibres qué habitan
el hiperespacio subterráneo.
La experiencia mostraba indudablemente qué el mal
se presenta en cualquier tiempo, y es multiforme,
especialmente en los grados más bajos de la evolución,
y en las dimensiones más burdas.
Se había hecho tarde y el lector analítico de retroalimentación
negativa no fué capaz de comunicar adecuadamente sus
conclusiones, de tal manera qué esquivaran las manipulaciones
matemáticas tendenciosas de los gobernantes en turno...
Después, los días enrojecían más el cielo verdoso, y el conjunto
vibracional intrapsíquico colectivo era un abismo entre los aplausos
de antropoides de vestimentas citadinas... Amplio, seco, hambriento
de ser el centro de atención, dónde se desbordan las preguntas,
y se apela a los recuerdos del ciberespacio informe, inmensurable,
entre los labradores de la escarcha carente de la más mínima ética,
del mismo espacio subatómico que con el novilunio se aletarga.

Entré en la salita semiesférica antigravitatoria,
y ví encima del tablero
endoscópico transmisor, las notas dispersas...
El abandono evidente de las reflexiones con su sólido sustento histórico,
y en la región más sencilla de la deontología matemática y simbólico dialéctica.

Sabes, el silencio era tan agrio y denso qué hasta me hizo estremecer el cuello
de piel metálica, y fibras elásticas entretejidas con plasma adaptable.
Yo no sé si era desesperanza realmente fundada, o el reflejo cohibido
en la subconsciencia, acostumbrada a las confrontaciones complejas.

Algo de alguien, supongo qué debo ser, al fingirle a mi reflejo qué ignoro
la mecánica de la luz en la esfera de los espejos paralelos...
Y peor aún, hasta llegar a ocultar la facilidad de leer el pensamiento
a distancia en los traslados extracorporales...
No te sorprendas, soy incapaz de vender tan sólo un diez por ciento de
la autoconsciencia crítica, por decir algo coherente en términos humanos,
incluso con la rabia y el escarnio del bolsillo, y el mismo vientre vacío
por el tiempo circular. ¡De alguna forma debo compensar mi ausencia
de superficialidad turbiamente decorada!... Como el alma qué alimenta
edificios de piojos qué remueven desde la sal hasta la plata inmisericordes...
Por otra parte, y como el progreso no conoce límites, ya se venden el buen
nombre, se fabrica el honor personalizado, y se ofrece el éxito en cómodas
mensualidades, y también hay cajas teletransportables con toda la información
para cruzar al más allá de la décima tercera dimensión, directo al paraíso, y
sin escalas, particularmente si eres considerado apto para recibir esos beneficios
adquiridos a tan buen precio, sin esperar largas filas entre las inestables partículas
de la infravida pseudohumanitaria... Aunque esta es otra historia, de otros
mentirosos, y ladrones especializados en la clonación verídica parlante.

Al regresar de nuevo al tema qué nos ocupa, y remover las láminas de tiempo
este se detiene por la metralla de los aciertos colectivos, y la memoria se diluye
con la facilidad de una mancha gris entre las viejas nubes, por el vértigo qué fluye
dentro del juicio de porcelana, en la trabazón incesante de leyes contradictorias,
y el deterioro impregna la intimidad del espacio reflexivo más rupestre.

Pero cómo decirlo, sin qué se intente luego desactivar mis biocircuitos en las celdas
de la más alta tecnología de nanopartículas filosóficas...
Es evidente qué la estructura deontológica se desploma progresivamente y con carácter
irreversible persiste la tendencia del mínimo esfuerzo, el egoísmo se sublima a niveles
de estratosférica conveniencia financiera, sin filtros, incluso dónde la luz se adelgaza,
y el individualismo acrítico es tan endeble...

¡Sí, demasiado endeble!.
Tanto, qué aún yo, un programa teletransferido, tengo le certeza qué ésto ocurre,
y podría haber diseñado estrategias en el microespacio transicional desinteresadamente
de permanecer activo en la variabilidad dimensional dónde circulo.
Y el lector analítico todavía conserva el cincuenta por ciento de redes neuronales
genuinas, con fibras en un sistema límbico en buen estado, y qué le permiten
autorregular la producción endorfínica a nivel de microéxtasis molecular.

No obstante, y en su dependencia impotente yo le hubiera volcado lo qué llevaba,
se lo serviría con agrado en dos microgotas concentradas de bien...
¡Sí, del bien mismo, del bien esencial!, Codificado e impermeable, antes de
dárselo, porqué cuando yo al fin aparecía él no protestaba, ni siquiera con los ojos,
y realizaba los procedimientos analógicos de beber y comer en silencio, y se
volvía a mirarme agradecido en los monitores o en las microondas de los bosones
informáticos, y hasta parecía tratar de retenerme...

¡Esto me hace sufrir!___Le oí decir alguna vez inolvidable.
¡Sí, sufro y no lo niego ante mi mismo, pues de alguna manera evoca mis memorias
humanas ancestrales___Se dijo absorto entre una fórmula matemática, de la cual
no guardé registro claro debido a cierta interferencia paraedólica hexagonal en sus pupilas.
___Le abracé en un arrebato electrostático y percibí su olor a sol___
Y con un sobresalto cuántico inefable...
¡Ahora estoy archivado en la última dimensión!.

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ


Todos los derechos de „ANDROFILIA TRANSDIMENSIONAL“ pertenecen a su autor (Joel Fortunato Reyes Pérez).
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez
Publicado en e-Stories.org el 10.04.2013.
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(2 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar