¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 24.Julio.2017

Estás en: Poetas noveles

Aún con esa lluvia.

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (20/05/2016)
Autor: Jose Luis Valles Celma
Enviado porpiracanta-
Etiquetas: Pensamiento

 

A veces, bajo las abigarradas orlas grisáceas

y viendo el agua redonda, caer en gruesas gotas transparentes

pienso que solo tengo una vida, aun con esa lluvia

recorriendo mi cabello, arrastrando con clemencia

la tristeza y el dolor de la mugrienta piel de las ideas.

Cuantos otoños con lluvia, o sin ella

aguantará el dogal destrenzado que me aterra

aunque intuyo desde que no llevo tierra en los zapatos

que la vida enhebra misteriosos corazones

en el lazo secreto que a la muerte lleva.

Cuatro esquinas, cárdeno paciente de un dilema

obligado a succionar cielos de duda, inmersos

en un mar, o un océano abrumado, sin riberas

que los contengan, mendigándole ayuda a esa bruma

para encontrar el espacio, si espacio hubiera

en el inexistente desnudo con hembras parideras.

Criterios de una lluvia de soledad, manos que se aferran

en el abismo presuntuoso de sonrientes sepulcros

¡Es tan corta la vida!..........como esa conspiración extraña

donde nadie sabe nada, solo ha hecho que nacer

y exhausta, trémula, deshabitada, su aliento se apaga.

A veces, mientras disfruto este pensamiento atribulado

mantengo ávida la mirada, por si es la última

donde adore al dulce Abril, luego huyo de la esperanza

al bosque ermitaño que crece en primavera

lejos del volcán que lanza lava mentirosa y helada

carencia brevísima, donde empieza lo que acaba.

Pinto la lluvia con abreviados trazos discontinuos

a veces sé..... que no entiendes nada

cuando deshojando la humedad con los dedos

masacro legítimamente el coste del tiempo

ese tiempo que desaparece cono una sombra

desgarrada por el desparrame matutino de la estrella

que nos da el calor de la vida

efímera ilusión, relámpago fugaz y atormentado.

A veces, solitario, pienso en la cortedad de esta vida tan bella

con un funesto final, ciertamente premeditado.

Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 3 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar