¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 23.Octubre.2017

Estás en: Poetas noveles

Con mendaz melopea

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (28/12/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
CON MENDAZ MELOPEA
((( Texto Neosurrealista )))
Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Ahí dónde la mirada guarda cada ojo
en la noche con su rojo
en los bordes del suburbio
que substituye una vela de nieve
en el astro de una esquina
con la fuerza que vuela un instante
un silencio guardián del piso
con las cortinas que hablan....

Del amor en camiseta después que desaparece
un desastre, en la rutina de las noches que
tienden a evitar los recuerdos, y las lecciones
aprendidas en las canoas atadas al semáforo,
que ha sido un guía de los huracanes, y que
conduce un burro cargando las cañas de azúcar
en los derechos minerales de la cantera, sobre
la cual un murciélago construye tarjetas postales.

¿ Alguna vez nos dejaremos seducir por los
preparativos ?... Pues las criaturas a la izquierda
y abajo son acordeones, en periodos que van
desde unos cuantos minutos hasta pocos días...
Por el lado favorable de la balanza, se han estado
vendiendo bastante bien las consciencias, y la
mejor prueba es un manjar para morirse, porque
fueron retiradas más de un millón de latas, y
sin un gran esfuerzo la leyenda continúa...

Seamos sinceros, ésa es la impresión general
sobre las virtudes de la herencia que viene del
futuro, a preguntar dónde puede tomar el tren,
y charlar en una taberna, con el arrogante sentido
de la modestia, que ayuda al cuerpo a sentir ese
balance, que rinde plenamente cuando se termina,
con la ayuda de un telescopio espacial, y de buen
grado como un crótalo diamantino pide disculpas.

Hoy día, junto con algunas de sus noches, han estado
apareciendo un gran número de puntos nuevos entre
las comas y los acentos, que corren entre los nidos de
las comarcas yermas, como lo haría un ave para estar
sentada, e iniciar con el aletazo hacia abajo, sobre una
carretera arruinada por la acupuntura para las ojeras,
y la contracciones incapacitantes del ombligo...
Pero detener el contrabando de las buenas ideas es
una labor difícil, sobre todo para seguir disfrutando
de las experiencias que da el mayor cuidado, y la rápida
corrección de las tablas de movimiento del cielo, antes
de que se escapen las estrellas fijas en la esquina opuesta.

Con todo, algunos científicos, sostienen que el aire estaba
lleno de esponjas, con semillas de álamo, y de mosquitos
en la silueta de viejas cabañas, llevando horas de retraso
para su viaje de regreso al edificio cubierto de arbustos.
De igual manera, las víctimas casi nunca hablan de castigo,
mucho menos de la más mínima de las tortugas que vuelan,
ni de las amenazas del agua, la némesis del espeleólogo, que
acarrea preocupaciones en las cucharas, y un frío más bien
tibio, y entumecedor en un traje impermeable de gas.

¡ No, las víctimas no hablan !... Sobre todo por tener miedo
a los ladrones de cadáveres, durante la segunda estancia en
una confortable tumba, particularmente después de morir
a varios kilómetros del periódico más cercano, y frente al
peligro que dura seis milésimas de segundo, al romperse la
capa exterior de los huevos, con la manía del ciclismo que
destaca por su lujo, y comodidad del instinto tecnológico.

Así es esta melopea de melodramática, entre los mejores
melones, con membrete de membrillos memoriosos, por
dónde el análisis desciende a la madriguera, y ondula para
sobrevivir en los caños, para atraer a los polinizadores en
peligro de extinción... Por lo que se plantea reubicar a los
gusanos, lejos de las manzanas de nieve, y antes que se
les vea pecando con las camas, y con algunos tenedores,
productores de cuadernos cuadriculados en el cielo.
¡ Vaya si es mendaz !... Pues asimismo, el sonido de los
árboles al correr desenfrenados, se van cayendo, y sufren
rompiéndose o perdiéndose con algunas hojas todavía
eléctricamente útiles, y con sólo un metro de preocupaciones...

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar