¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 26.Septiembre.2017

Estás en: Poetas noveles

Desprendimiento

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (11/06/2012)Enviado porJOEL FORTUNATO-
DESPRENDIMIENTO
...Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

En la luz se sintió perdido, ninguna
otra partícula estaba ahí, y su labor
redentora, quedó paralizada.
El plomo ardía, nada sabía de los dia
mantes, menos, menos aún de la hemoglo
bina... Un poco más allá, en la última
órbita, las cargas eléctricas saltaban,
silenciosas, teñidas y caóticas.
Las condiciones cambiaban lentamente,
flotaban, ahora burbuja, mañana espuma,
¡El futuro nacía y retrocedía!.....

Como el aliento un día de verano, en
alas de mariposa, encarnada chispa,
fuego divino bajo su piel, un cosmos
dentro, microcosmos individual, único,
irrepetible, pensaba, sentía, existía...

En lo más profundo, luz y sombra, fácil,
flujo del espacio elástico, esférico,
y bañado por la ola primordial del tiempo....

La realidad, era y no era, simultáneos caos
y orden, y el principio tejía finales...
Así fué registrado, de pronto, en el enorme
microscopio atómico... Y él, ciego de naci-
miento... ¡Soñaba ver!... Nada raro, con-
siderando su inusual capacidad dermo-optica
bien desarrollada...

¡Estaba perdido!... El antiguo "Acelerador de
Hadrones" cambió su Teoría de la Vida, ahí
mismo, ¡Quién lo creyera!... después de tantos
años, anudando moléculas, modificando genes,
trasplantando codones, y aminoácidos... Las
espirales, en particulas dobles, fotones y
quarcks, antineutrinos... ¡En fin, caos y orden!

El día había sido, difícil, muchos alientos habían cambiado sus lugares vitales.
Pero él, en ése preciso instante, ahí mismo,
y en la intimidad de un cloroplasto...
¡Si, la intimidad de un cloroplasto, donde la luz verdosa libera vida, crea tiempo y espacio,
se reproduce y cambia!.
Sentía su piel rugosa, y la franja de un sol
por el calor, aparecía en palabras malévolas,
ruines, inolvidables, le recordaban la inmen-
sidad de la ignorancia en la chispa divina...
¡Del alma, qué se apaga, se desprende!
Y al final, lentamente rápido, expontaneo y
pulsátil, en el centro del espacio-tiempo...
¡Se desprendió y abandonó la materia!.

__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(2 votos: promedio 3 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar