¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 29.Junio.2017

Estás en: Poetas noveles

El Simbolismo Emplumado

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (16/04/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
EL SIMBOLISMO EMPLUMADO
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Nunca como ahora había sido capaz de verlo
tan cerca, y comprendido lo que pasaba detrás
de las palabras. Era un día claro por pequeño
qué fuera el ancho mundo tatuado en el rostro
inexpresivo. Quería poner punto final al asunto,
pero no sabía cómo. Convencido de la irrealidad
del sueño, y poseído por una parte de su lógica,
no aceptaba las objeciones limitadas del mundo
visible... El camino era una abstracción estrecha,
largo, penoso y a menudo lleno de peligros.

Lo visitaba con agrado a pesar de las inevitables
miserias genialmente irracionales cuando en las
esquinas sombrías se le colgaban otras sílabas
después de subir las escaleras agotadoras en una
hoja del cuaderno.
No podía encontrar una buena razón.
Las palabras esperaban su turno, siempre en el
límite quemante de la basura cerrando los ojos
en un intento de evitar el horror de sentirse tan
a la intemperie... Harto de incertidumbres, una
luz en revoloteo de lo qué alguna vez fue, para
inmediatamente repetirse, basta de subjetividad,
no hay escapatoria, es necesario hablar, es una
opción continua... Y la opción es el signo de este
tiempo... De la comunión del pensamiento por el
ramaje trémulo, de los irresistibles deseos del
yugo cómo una fugitiva pincelada entre flores.

Estaba escribiendo de aventuras qué creía secretas
cuándo apareció en el umbral... Bañada de bosques
dónde vuelan las luciérnagas viendo la alfombra qué
forman las copas de los árboles entre el zumbido
de las libélulas plateadas qué terminan de desprenderse
ante las gotas de las ramas formando burbujas qué
estallan sin ruido, y no dan tiempo para reflexionar
entre una cosa u otra.

El cuarto estaba frío y oscuro... Si hubiera gritado de
manera decente ninguna ventana tendría los vidrios
tranquilos, y de la mente dormida brotarían infinidad
de minúsculas centellas rescatando su propio afán
y desconcierto antes de producirse una espantosa
catástrofe... Dónde se borra la inscripción que sucumbe
al tiempo en el instante agonizante y la cintura atrevida.

La cara no importa mucho, a fin de cuentas, pero, si hay
tiempo todavía se verán las curvas sin pasar inadvertidas
en aquel lugar dónde se cambiaba la profundidad reproductiva
de los seres vivientes. En la pena de verlas marchitarse día
a día y a despecho, quizá de todo el mundo radiante de la
inocencia pura ignorando la pobre suerte cuándo no conviene.
Se aguantaba poco antes de la medianoche utilizando un
escrito con una escritura desconocida de la qué sus autores
hubieran sospechado...

Había una pequeña nube refugiada entre sus brazos haciendo
perder la rigidez qué espesaba un chubasco de perfume, de
aquella tibieza del verde coincidiendo en los ojos sin poder
creer en la estatua desnuda deteniéndose lentamente para
comprobar si lo qué está ahí es posible...
Parecía forjada escalando los promontorios, y las estrellas
eran demasiado visibles cuándo sacó la llave y entró...
No había nada parecido en el interior de la cueva al lado
de la puerta de la tintorería demasiado real para ser verdad
en la pintura de su propia exigencia...
El engañarse es enorme, sinuoso, sin fin, con un porvenir
derretido, cómo un río qué huye para siempre perdido.
Como las hojas del otoño seco por la juvenil soberbia.
En la misteriosa alquimia como un nido de soledad y madreselva.

Desnuda como estaba, contempló su soledad sin ninguna
curiosidad al rededor en la última hora de un compás abierto.
¿ Dónde había quedado su antiguo pudor, el recato, y la
intimidad de antes ?... ¿ Dónde las campanas de la brisa ?
Tal vez en el peregrino eco adornado del triunfo conmovido...

Las palabras paulatinamente se desvanecían en la amargura
incomprendida de su tinta evitando ser leídas por la distancia
siempre más grande del significado, en las tiernas pupilas,
de las golondrinas dónde la espuma se divisa cuándo la tentación
declina al nacer las lunas, y los enajenados soles desfallecen...
En el plumaje de las débiles tintas de los vívidos fulgores sombríos...

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(3 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar