¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 29.Mayo.2017

Estás en: Poetas noveles

En un Simulacro Quimérico

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (14/04/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
EN UN SIMULACRO QUIMÉRICO
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Nadie lo esperaba. Desde la escotilla impermeable lo ví subir
por el agreste camino del anómalo montículo, por el astro,
en tanto en su órbita corría la vivísima luz entre un torrente
y él dobló sus rodillas en la región interestelar extraña.
Dónde la selección natural ha conspirado contra un vínculo
instantáneo entre el bioplasma cibernético y los ácidos nucléicos
modificados. Como las enredaderas trepan la melancolía metálicas.

A medida qué las naves eran sacadas del agua, al pie de las montañas
helicoidales del neoformado Saturno qué ya veían el sol, se iba atenuando
la mala impresión en la quinta pantalla plegable, sin duda debida al campo
holográfico interferido. Como la frescura penetrante de un vaho fosforescente.
Cuándo llegó a su refugio lo único qué traía, además de la ropa del plástico
magnético de tercera generación qué tenía puesta y algunos microchips
encapsulados, era un pequeño cofre de antimateria color violeta, de valor
incalculable, pues era lo único qué conservaba de una edad más dichosa...
A través de la transparente secuencia de los siglos se creaban ciudades,
rumores, civilizaciones, historias y seguramente burbujas de tiempo escogido.

Nadie tenía claro qué, al filo del milenio los antropomorfos heterogéneos
difícilmente salían sin defectos de la hibernación haciendo todo tipo de rarezas.
Alejándose un tanto del entorno ancestral.
Él entonces solo tenía veintiseis años reprogramables en espiral, y ahora contaba
treinta y dos, cuándo ya podía darse cuenta qué estaba atrapado en una fisura
del espacio-tiempo... Cómo una pequeña y fugitiva pincelada consoladora a medias.
Ninguno, cuándo llegó, lo miró cómo un objeto extraño, y nada se había movido,
ni los planetoides habían crecido porqué el clima primordial subsistía en el caos
parcial, dando a luz creaciones y destrucciones microscópicas. Como una inocente
gracia qué se agita... Y dónde el tronco creativo anega su primera aurora.
Le costó mucho decidirse pero por fin dejó de interrogarse a solas.
Mientras esto sucedía recordaba las cataratas de la tierra abandonada, y miraba
las formas confusas del ambiente qué le rodeaba destacándose apenas una
breve brillantez titilante como una flama transductora electrostática.

Sus movimientos eran lentos pues los miembros se veían rígidos, y extraños,
y el cuerpo flotaba ligeramente en los lugares menos indicados e inesperados.
Nadie estaba desconcertado dejando una huella completa de la duda esparcida
en el aire, cómo una eclosión de vida de un instante vacilante y ciega esperanza.
Después de analizar el problema de la restauración durante años estáticos, y
verdaderamente catastróficos, como el llanto mudo qué resbala sobre una faz doliente.
¡Cómo un l mundo desintegrado qué se esquiva a solas con sus ojos de piedra turbados!
Nadie se desmoronaba después de seleccionar la última propuesta de su inexistencia,
qué era tanto cómo perpetuarse en el caos, por lo qué abordaron entonces la nave
desintegradora de pesadillas espaciales, para cambiar los planes hechos en ese
espacio-tiempo, en esa fisura subyugando la voluntad indefensa.......
__ ¡ Imposible llenar una cesta de hambre y colgar el apetito de la historia en una mandarina ! __

Las marionetas en este ciberespacio neoformado no tenemos procedimientos
ni remotamente analógicos, estamos servilmente enredados, atrapados en los más mínimos hilos de los pseudosociales vínculos patogénicos.
Tan virtual como fugaz

es el torpe sensualismo, la escoria temeraria e incendiaria en los cálidos torrentes qué tiemblan.
Bien podría tratarse de un burocrático retroceso inalcanzable por la presión, y el espanto.

........... Y nadie y ninguno se refugiaron en la nada... La nada en su esplendor creador qué espera sólo..........

_____Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Todos los derechos de „En un Simulacro Quimérico“ pertenecen a su autor (Joel Fortunato Reyes Pérez).
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez
Publicado en e-Stories.org el 14.04.2013.
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(2 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar