¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Domingo - 20.Agosto.2017

Estás en: Poetas noveles

Fantasmagórica Negrura

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (09/05/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
FANTASMAGÓRICA NEGRURA
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Después de la agria disputa de la tarde
con la noche había pensado en los sufrimientos
qué por la madrugada esperaban la carrera
temerosa al contacto de la luna y las estrellas
palpando las obscuras intenciones de los buques
angustiados qué iban a ser sacrificados dulces
en las playas invocando la razón más fácil qué
la exclusividad de la envidia cómo un trofeo de
caza detrás de la presencia qué lo aspiraba y lo
expelía al ritmo entrecortado como un autómata
en la pesadilla dando órdenes en la calle que no
escondía más el rostro agrupando cifras con una
gran nitidez como si percibieran el interior confuso
transparente qué estaba dislocado en partes dónde
todo el escenario se inundó de remolinos.

Las alas de una nube silenciosa pasaban impasibles
con la vista indicando un vuelo circular después
de recorrer el primer folio con una lupa para el
exámen de autenticidad en la lluvia qué se siente
deslumbrante, y traza una espiral qué desciende por
el cielo en la extraña actitud de una ventana sin
levantar las cortinas por el zarpazo de las siluetas
negras pletóricas tétricas y sórdidas...

___¿ Y después ?... Me dicen las envejecidas ausencias
en el viaje marchito sin cesar en el miedo enterradas...
Acabamos de resumir qué hicimos en tantos años del
atardecer en el campo capaz de pedirle prestada la sal
al mar alargando el asombro del azúcar usada untando las
palabras idénticas a las frutas en almíbar recorriendo
un vacío inagotable sin esperar respuestas suficientes
en el vértigo encarnado qué fue aprovechado al despertar
en un antiquísimo momento posterior...

__¡ Sí, después !...

Después se arrepintieron de ello, es cierto, pero el
coraje faltó a los mejores deseos qué tenían sus dos
extremos quebrados hablando precipitadamente duro en
seguida de un trago corto, y enérgico sobre los qué
tantos años habían acumulado su hollín en diagonal
ordenado, mostrando preferencias por los escaparates
soñolientos mucho más pequeños qué el estrépito cayendo
en seco un poco a la deriva en la soledad orquestal
excesivamente distraída por el clima templado con sus
intermitencias metálicas cuando...
¡ Cuándo cruzaban las réplicas del silencio exacerbado al fondo !

__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(3 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar