¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Viernes - 20.Octubre.2017

Estás en: Poetas noveles

Incrédulo Escuché

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (23/05/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
Incrédulo Escuché...
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Cuando llegó el cofre debieron mantenerlo
alejado inmediatamente del jardín de escaso
valor real al secarse entre las espinas como
un objeto extraño y floreado tallado a mano
sin darse cuenta como el clima se marchitaba
dentro de la esponja humedecida erróneamente
con el polvo del viento...
No era posible, desde la baja colina, distinguir
la mano trémula acariciando la neblina del
atardecer en los bordes de aluminio por el pulular
magánimo del hormiguero luminoso en la noche
estremecida con empeño.
Eran tres sombras que se hablaban en secreto.
Pensaban que nadie las vería... Me alejé un poco,
y ellas se quedaron allí, petrificadas, en las inscripciones
de la madera. Serían las ocho, pero en la calle el sol
marcaría las seis, comparando la arena y la sombra
en los relojes al llover nuevamante cambiando el orden
en la playa vacía por el rumor de huracán...
Aunque de esto no estoy muy seguro, pues sólo traigo
unos recuerdos para reconstruir aquel día.
Al final del jardín, justo a la derecha, delante del rosal
amarillo estaba en la madera el reflejo de la tarde poco
asoleada y un tanto desolada... Del cofre salieron con
inquietud fantasmagórica, y con un trozo de cielo propio
cada una de ellas, sombras tibias y cobrizas simulando
sueños que la razón espera entender algún día...

En el cofre quedó un eco gris de sombra: ¿ Cómo habremos
venido a parar aquí ?, y qué el viento se tragaba, hecho jirones,
simulando indiferencia adornado con flores deshojadas qué
no viven medio secas en la naturaleza muerta de aquel cuadro
por dónde el eco se perdía...
Pero sólo quiero referirme a lo que sucedía noche a noche,
al salir las sombras, aunque nadie supiera en realidad nada
de ellas, incluso ellas mismas eran invadidas de vez en cuando
por el eco, al encontrarlo.
Fue hace muchos años, yo era un anciano y aún no entendía nada
de la muerte, saberlo a esa edad sería exagerar la débil memoria
que poco crece en el pasto seco atrapado entre la madera de una
extraña cajita cuándo sólo una vez se cruza la vida, menos al estar
acompañado por tres sombras ajenas a mí, qué las reflejo...
Esa vez no había ninguna gente al rededor. El jardín estaba medio
seco, la playa solitaria... ¡ Y del huracán no me acuerdo !....
Sólo se qué lo ví. Se detuvo bajo una gran lámpara y me llamó.
Acudí a su lado... El cielo desapareció entre un inmenso sol que
hace huir las sombras que reflejo y mis pupilas dejan de pensar
en la noche en los incontenibles ayeres que se despojan de los
presentes, como en las epopeyas futuras de una campana doliente.

Ese día...¡ Oh, ese día de honda palpitación sin corazón ni razón !...
Alguien dijo:... ¡ Sí, estoy seguro, ya no lo dudo !.
Dijo qué solo soy el eco del silencio qué sale por la sombra de
una noche de un cofre en un jardín creyendo qué son tres...
....Incrédulo escuché... Incrédulo escuché... Incrédulo escuché...

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar