¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 24.Octubre.2017

Estás en: Poetas noveles

La fiesta de San Juan en Soirana-Teresa y el cura de Santa Marina

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (27/08/2011)Enviado porJose Ramon Muñiz Alvarez-


















http://jrma1987.blogspot.com









Dejó Teresa un bostezo

en el aire, cuando el alba,


colándose sin pudores,

quiso cruzar su ventana.

Los ojos abrió la niña

que la luz halló dorada

queriendo hacerse camino

tras viejas contraventanas.

Sus ojos lavó sin prisa,

sus trenzas desenlazadas,

que no invierte, tan temprano,

ni un segundo en colocarlas.

Siguió ante el espejo limpio

otro bostezo que emana

de sus labios cual perfume,

de sus boca sonrosada.

Y el pie puso en la madreña,

y, la madreña calzada,

pisaron sus pies el suelo

de la calle ante su casa.

Y allí camina la cuesta

y por la cuesta que avanza,

la leche le da el abuelo,

porque acaba de ordeñarla.

Blanca es la leche que lleva,

que la nieve no es más clara,

que no es más claro el granizo

cuando cubre las montañas.

Y a la casa del buen cura

leche recién ordeñada

lleva contenta la niña,

mientras canta su tonada.

Por el camino la sigue

la fresca brisa del alba,

que, como tiene permiso,

busca siempre acariciarla.

Y acariciarla quisieran,

si pudieran alcanzarla,

los airecillos que corren,

cuando llega la mañana.

Y en Santa Marina el cura

dicen que tiene la casa,

siempre limpia, pues la cuida

su buena doncella, el ama.

Casa de blancas paredes,

aunque con negras pizarras,

que no hay tejas en la zona

para el techo de las casas.

El tramo es bastante largo,

pues ella vive en Soirana,

donde la hoguera se enciende

cuando por San Juan se canta.

Y la cuesta que camina,

al puerto sabe que baja,

por la Paloma pasando

y adentrándose entre casas.

Ya por las calles discurre,

y, mirad que, aunque son largas,

estrechas son, como digo,

y no dejan ver el alba.

Hasta que al puerto se sale,

por donde ya la bajada,

caminando hacia la iglesia,

se hace subida a la larga.

Y el camino es aburrido

y la cuesta no se acaba,

y, pues se aburre la niña,

mientras la sube se cansa.

Y, por no cansarse tanto,

con su ligereza y gracia,

canta canciones la niña,

pero las canta en voz baja.

Y en voz baja lo que dice

con disimulo lo canta,

que muchas veces el párroco

afina y puede escucharla.

Y como amigo del padre

y de la abuela la llama

y la riñe pues no es bueno

cantar picardías malas.

Llama a la puerta la niña,

siempre le contesta el ama,

que con el ceño fruncido

le dice siempre: “Anda, pasa”.

Y a la cocina la lleva,

donde la leche, al colarla,

no pierde el blanco color

ni después de calentada.

Del fogón llega a la mesa

y en la mesa, ya en la taza,

con azúcar y café,

con pan, mantequilla y nata,

toman los tres el almuerzo,

y el cura quiere escucharla

y le pregunta doctrina,

catecismo y cosas santas.

Luego, después de almorzados,

dos monedas le da el ama,

y avisa que no las pierda

que no debe ella gastarlas.

Sale de casa del cura,

y, ya de vuelta su casa,

desde el monte mira alegre

tanto bote, barca y lancha.



2009 © José Ramón Muñiz Álvarez

"Alborada de San Juan en Soirana"

Todos los derechos reservados por el autor.


Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(3 votos: promedio 1 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar