¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Sábado - 20.Enero.2018

Estás en: Poetas noveles

Loco

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (10/04/2005)Enviado poradmin-
Etiquetas: Iván Tapia
He aquí un loco
¿de remate? No lo sé,
pero loco al fin,
loco de día, loco de noche.
Buscando hielos en el desierto,
buscando algas en la cordillera,
y por supuesto, que este loco,
siempre los encontró.
Buscó niños en la luna,
buscó adultos en el sol,
buscó mujeres en Marte
y en Venus hombre encontró.
Viajo por el universo
recolectando esperanzas,
buscando pensamientos
y regalando amor.
¿No es acaso un loco?
Daba su corazón a cambio de un beso,
entregaba su vida por una caricia
y sólo su alma le quedó.
Entonces, solo en el infinito,
rodeado de estrellas,
se puso a pensar, a pensar,
en su vida, en su muerte.
Recorrió el camino de vuelta,
¿a dónde? Ni él lo sabía,
estaba loco, no lo olviden,
pero al final algo encontró.
Lo tomó entre sus manos,
lo miró y lo besó,
lo olió y lo escuchó,
lo abrazó y lo amó.
Estaba feliz con su tesoro,
su descubrimiento de amor,
meditó que hacer con este hermoso objeto,
pero al final lo guardó.
A nadie más mostró su tesoro,
lo escondió y viajó a la Tierra,
al llegar vio la guerra,
la muerte y la destrucción.
**PAG** Vio la desesperanza en los ojos de mil niños,
el temor en sus madres desconsoladas,
el odio en las armas de los hombres
y la indiferencia del poder.
Entonces llamó a los niños, sólo a ellos,
y les mostró su tesoro,
los pequeños al verlo cantaron,
bailaron y por fin rieron.
Después llamó el loco a las mujeres,
y les mostró a los niños,
las madres al verlos felices lloraron,
y también cantaron.
Entonces llamó a los hombres,
que al ver esta escena reflexionaron,
se dieron las manos y dejaron las armas,
tomaron una guitarra y tocaron.
Se dirigió este loco entonces,
feliz por su trabajo,
a ver al poder,
oscuro, vil y lleno de ojos rojos.
Al llegar, lo miró,
sus largos dedos en el teclado,
su mirada en la pantalla,
su alma triste y alejada.
Loco como estaba, lo saludo,
le contó las maravillas que vio en su viaje,
como había llevado paz a los hombres,
como vivían ahora, felices cantando
La bestia reflexionó,
pensando en el universo, en el tesoro,
lo miró y lo invitó a acercarse,
pobre loco aquél que ahí murió.
El poder tomó el tesoro,
mató las canciones y destruyó el amor,
volvió a crear la guerra,
y esta vez hasta el universo la llevó.
He aquí un loco,
¿de remate? No lo sé,
pero como loco era,
feliz y triste falleció. **PAG**
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar