¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 26.Septiembre.2017

Estás en: Poetas noveles

Lunático

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (19/05/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
L.U.N.Á.T.I.C.O.
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Su aliento quedó clavado en el tronco de la luna.
Todo había sucedido como nunca, pero su sombra,
sabía del último grito del rayo. Lentamente se subió
al agujero desde la cumbre dónde había estado
descansando, y corrió unos centímetros, luego se vió
en el espejo... En la orilla de una sonrisa de avestruz.
Invisible el reflejo tembló, luego se levantó por el marco
equivocado de los látigos serenos encerrados en el
pecho, como movidos por el humo, en el ciervo del
cristal de la ventana, pero regresó a la última posición,
entonces se arrodilló ante la fuente lejana.

De pronto escuchó un lento silencio verdoso entre la
madera con la muchedumbre del aguardiente y las
playas en una burbuja, con el frenesí de las cucharas.
Transpiraba un olor cerrado por la noche que no es
llanto, en un pacífico torbellino de manos impías...
A lo lejos, durante media hora vino a reclamar la ceniza
que no era de ella, porqué había suspendido el fuego
por un siglo pegado a la idea de que nada le dolía.
¡ Es preciso cruzar la piel del viento con espinas grises
y el rumor de las ardillas dialogando con mariposas !.

Era el momento de varias horas entre la niebla de largas filas
cuándo los grillos cazaban elefantes al prestar atención a
leves ruidos de pimienta dormida entre caimanes gimiendo
como los cantos grises que hubieran disparado gratas luces.
Pero era inútil gritar, nadie vendría. Ni siquiera los pulpos
con la cera de faisanes y de cuervos... Ni mucho menos se
entretendrían en entender la sombra enorme sin esfuerzo.
El mundo había hundido sus raíces entre la goma y los
marineros cultivaban alfileres con las lupas de las tardes degolladas.

En la ventana estaban las gladiolas. Extraño a las hormigas que silban
mansas como cobras con el tallo reclinado ingenuamente pasando por
las manos, al tomarlas delicadamente de una vieja nube seca.
Indiferente el desierto tejía arena con arena inventando soles fríos
en la epidermis del verano y la risa de gorilas angustiados por la tarde.
Aquella primera vez la noche calentaba cada estrella con el agua bajo
el lago en la desnuda soledad del banquete de una araña desmedida
entando entre la corriente, contemplando innumerables veces los vacíos
que fumaban el espacio de un tierno hueco, persiguiendo el intenso
olor de los metales con el desmesurado baño de las rodillas saliendo
a decorar los manuscritos en el hielo guitarrero de unos cuantos escondrijos.

Al día siguiente, despertó con los ojos alquilados de una ebria ventana
por la esperanza de una puerta alucinada en la cadena de candados
inocentes por la brevedad recortada de una falsa eternidad. ¡ En la luna,
se dijo en voz baja!. Sorprendido por el impacto en las hendiduras del
trabajo, con la dulce angustia del saberse abandonado, en la difusa certeza
que tocaba los recuerdos con la cama...
Decidió no moverse. Aunque empezó por descolgar el cielo atrapado en
la manzana de una parra con el sumo placer de la vergüenza decidido por
la fuerza, libremente, porqué ya había comenzado la lluvia en los intrincados
pasillos de la primavera, desesperada por el mar bravío, en la perspectiva
del claroscuro de los trigos calcinados por el misterio desbocado.

Sólo, como pocos, por la multitud acompañado, experimentó el sabor desconocido
del semblante cariñoso, y serio del olvido, por los sórdidos murmullos que viven
en la mente del crepúsculo silente, que no supo de maldad ni de ambición como
una amapola extraída del peldaño de una música de plata en la nevera.
Dejó un regio tesoro de muestra, y la puerta custodiada de acertijos que bebían
los mares de algodones puntiagudos de la dura hierba hecha de la sombra blanda
dónde la urbe enmudece por el turbio oleaje de la ígnea metralla que aspira la silla
en la máxima razón del absoluto ignorante que ama el peligro de saber que ama
algo en la noche, algo en el cielo, algo en el todo que desconoce...

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Todos los derechos de „L.U.N.Á.T.I.C.O.“ pertenecen a su autor (Joel Fortunato Reyes Pérez).
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez
Publicado en e-Stories.org el 19.05.2013.
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar