¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 14.Diciembre.2017

Estás en: Poetas noveles

Nacimiento de Jimena

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (27/04/2012)Enviado porJose Ramon Muñiz Alvarez-

http://jrma1987.blogspot.com

No olvidó la madrugada
quebrar, con su raro hechizo,
ese llanto de granizo
en que estaba aprisionada:
castillo de la alborada,
adornado de oro viejo,
dichoso nació el reflejo
que, en el cielo silencioso,
el velo rompió brumoso
con su dorado bermejo.

Y los primeros albores
que trazaba, soberana,
en su lienzo la mañana
eran débiles colores:
más bizarros resplandores
pudo ver la luz del día
cuando ya el sol encendía
la magia de su hermosura,
al coronar, en la altura,
su gracia y su nombradía.

Por eso, al nacer el día
sobre las playas y mares,
la brisa en los castañares
corre llena de alegría,
que quiere la brisa fría
mostrarse clara y serena,
que la voz del aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Y oye su voz el pesquero
que navega en las espumas,
el peregrino entre brumas,
en el arroyo el barquero,
pues se anuncia al mundo entero
un grito falto de pena
que la voz del aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Y oye su voz, su sonido,
el pastor entre las sierras
ajeno a mundanas guerras,
tan prudente y advertido,
el marinero, el bandido,
el silencio que envenena
esa voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Y, siendo hermosa criatura
ese sol que alegre nace,
pues azules campos pace
de los cielos en la altura,
por mirar esa hermosura
ya la envidia la azucena,
esa voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Porque, aunque recién nacida,
el mundo la piensa bella,
y, sin ninguna querella,
hoy la bendice la vida,
pues es la luz encendida
sobre la más blanca arena
esa voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Porque es dichoso el momento
que, si su nombre declama,
se hace en el alba una llama
con un brillo ceniciento,
como el raro pensamiento
que libre en el aire suena,
esa voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Y, verso a verso, es hermosa
como el rayo a la mañana,
y en la fuente se ve ufana,
como un pétalo de rosa,
pues su sonrisa, gozosa,
es un verso, cuya vena
es la voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

Y el aire alegre respira,
sabiéndola tan callada
como la clara alborada
que se mece, si suspira;
que algo en el aire delira
si se va la luna llena:
que es la voz que el aire llena,
sabiendo que su sonido
cruza el espacio atrevido
para llamar a Jimena.

2012 © José Ramón Muñiz Álvarez
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar