¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Viernes - 27.Abril.2018

Estás en: Poetas noveles

Nació una estrella en mi cielo

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (10/12/2005)Enviado poradmin-
Nació una estrella en mi cielo
Llena de amor y de destellos
Es tu alma niña mía
La reina del firmamento.
Eras tan dulce y tan hermosa
Llena de tanta vida
Que te amaba todo el mundo
Hasta yo, que no te conocía.
Eras mi alegría
Tu sonrisa iluminaba mi vida
El solo mirarte
Me infundía paz.
Tus ojos, un enorme mar
Tu mirar, un largo suspiro.
Fue una noche mágica
Que te prometí una estrella
Y recordarte para siempre
Como mi luz, mi estela.
Sin embargo
Al día siguiente
Un súbito terror
Tu muerte inminente.
Un día no despertaste mi niña…
Una mañana fatídica
No abriste los ojos
Te negaste a vivir
Rechazaste la vida.
Tu corazón se paró
Era Dios que te llamó
Cubriéndote con su manto
Y en su pecho te acobijo.
Ángeles te elevaron
Hacia el cielo te llevaron
En una carroza dorada
Cubierta de rosas y nardos.
A tu paso las estrellas
Entonaron un hermoso canto
Mientras en la tierra
Era para mi solo llanto.
¡Oh! Cruel destino infame
Que me separas de mi estrella
Aquella que tanto brilla
Aquella que es tan bella.
Por que ahora,
Estando tan cerca de la dicha
Solo la desdicha
Alberga mi corazón.
Pero miro el cielo
Y veo una estrella
Cada vez que la veo
Me acuerdo de ti.
**PAG**
Esa estrella que brilla
Como ninguna otra en el cielo
Eres tú, mi niña
Mi sueño, mi anhelo.
Si miras el cielo verás
Una estrella que brilla más
Es la sonrisa de mi niña
Ella… nunca nos dejará.
Fuiste mi estrella
La más brillante de todas
La más valiosa de ellas.
Entonces, miro al cielo impotente
Y en voz alta le grito al Señor
¡Señor impaciente!
¡Desvuélveme a mi amor!
Y cerrando los puños
Vuelvo a exclamar
¡Llévame junto a ella!
¡Para siempre poderla amar!
¿Qué sentido tiene mi vida?
¿Si no la puedo acariciar?
¿Qué sentido tiene vivir?
¿Si no la puedo abrazar?
Derrotado, solitario y afligido
Me arrodillo ante mi Dios
¡Señor! ¡Despójame de este cuerpo!
¡Júntame con mi amor!
¡Conviérteme en lucero, estrella o bengala!
Para que pueda estar por siempre
Con mi sublime amada.
Al día siguiente, el joven no amaneció…
Pero se dice
Que en el lecho de su muerte
Una estrella apareció.
Acompañada alegremente
Por un enorme resplandor
Una segunda estrella, a su lado brilló
Era el alma del joven que siempre la amó.
Y al final están
Juntos en su amor
Unidos para siempre
Por la mano del Señor.
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar