¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 24.Octubre.2017

Estás en: Poetas noveles

Paisajes silenciosos junto al faro

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (26/12/2011)Enviado porJose Ramon Muñiz Alvarez-
José Ramón Muñiz Álvarez
“PAISAJES SILENCIOSOS JUNTO AL FARO”
(Caprichos de un romántico que admira la luz
y la belleza del
paisaje)

http://jrma1987.blogspot.com




PRIMERA PARTE

I

Dejó la primavera que las lluvias cedieran, como siempre, al tiempo bueno, y el sol brilló en los cielos despejados. Son siempre tan hermosas esas horas que aplacan las locuras invernales, las horas de los vientos y el granizo… Y, al fin, junto a ese mar que no se acaba, la calma nos saluda con sosiego, brindándonos la paz de estos rincones.

II

Y estamos a las puertas del verano, radiante como el cielo a mediodía, feliz como los niños inocentes. La hoguera de San Juan ya se ha apagado, sus brasas han dejado en la pradera la huella de luz, tres noches antes. Y siguen escuchándose, en la noche, los cantos del autillo y el mochuelo que habitan en las densas arboledas.

III

Y no por ser verano van menguados cruzando, entre las tierras campesinas, los cauces del arroyo, en su descenso. Las lluvias, desde abril, fueron frecuentes y el prado sigue verde y encendido, como la hiedra asida al viejo tronco. Pero este reino es todo de la noche, que brilla, huraña, llena de belleza, colmada de tristeza, como suele.

SEGUNDA PARTE

I

Las noches del verano son más claras, pues faltan en la bóveda celeste las nubes peregrinas del otoño. Así, los cielos, limpios, siempre puros, enseñan, a quien pasa, las estrellas, hermosas, luminosas a lo lejos. El mar es sólo entonces como el eco callado de un murmullo tierno y tímido que llora su canción entre las sombras.

II

Las noches del verano son tranquilas, serenas como el mar y el aire fresco que invita al caminante a detenerse. Qué bello es ver entonces ese cielo de estrellas encendidas que saludan desde un espacio dulce y melancólico. A veces, los reflejos de la altura se miran en las aguas de los mares, hermanos de las brisas perezosas.

III

Las noches del verano son románticas, y, llenas del perfume de las algas, respiran el salitre de la espuma. Las olas, cuando llegan a la costa, no muestran su despecho, pero dejan el vuelo de su aroma e el ambiente. No lejos de las playas apartadas, es grato respirar esa frescura que el mar regala al aire de la noche.

TERCERA PARTE

I

Y el faro, por ser noche, está encendido, testigo de los barcos que navegan hacia otros reinos, yendo por los mares; el faro, el viejo faro que decora, sobre el acantilado, los paisajes agrestes como un grave desafío. También tiene su historia el viejo faro, que supo de galernas y tormentas en tiempos de miserias y de hambruna…

II

Los barcos que se pierden por los mares contemplan la belleza de sus brillos, que avisa del peligro de las rocas: no debe el navegante, en estas aguas, dejarse a su placer, que el viejo faro previene los naufragios y las muertes. También los pescadores más humildes respetan la advertencia de los faros, sabiendo de tragedias más que nadie.

III

El viejo faro es el protagonista de todas las historias que suceden en este cabo triste y olvidado. Los mares pueden ser antojadizos y amar al marinero, darle alientos para cruzar sus reinos infinitos. Mas es traidor en muchas ocasiones y quiere que le paguen el despecho de entrar en su morada con la vida.




2010 © José Ramón Muñiz Álvarez
Todos los derechos reservados por el autor.



José Ramón Muñiz Álvarez
(Breve reseña)

José Ramón Muñiz Álvarez nació en la villa de Gijón y sigue residiendo en Candás (concejo de Carreño). Su infancia transcurre de manera idílica en dicho puerto, donde pasa su juventud hasta el término de sus estudios. Licenciado en Filología Hispanica y especialista en asturiano, vive a caballo entre Asturias y Castilla León, comunidad en la que es profesor de Lengua Castellana y Literatura. Su afán por las letras y las artes lo ha llevado al cultivo de la poesía. Es autor de varios libros, de los cuales ya ha dado a conocer "Las campanas de la muerte", aunque en una tirada modesta.
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar