¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 20.Noviembre.2017

Estás en: Poetas noveles

Plausible Parvedad

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (30/12/2013)Enviado porJOEL FORTUNATO-
PLAUSIBLE PARVEDAD
( Experimental Neosurrealista )

Por ese amarillo que inventa un sol
azul pinta en el bosque un relámpago
de la ebria muerte
separando el alba de una estatua
equivocada, hambrienta y sanguinaria.

Calculando las medidas de longitud estándar, asistidos
con cadenas o con cuerdas, donde la culpa se apodera
de un beso, con la tecnología más avanzada, ofreciendo
al tórax desnudo una protección invisible, e innovadora,
sobreestimando en gran medida la cantidad, de los labios
de aplicación microsuave a la pupila, que tiembla riendo,
con la firme incrustación de vocales, diseñadas y alegres,
preocupadas en formar un pequeño nido entre los muslos,
con las hebras perfumadas, de los hechizos y sus gracias...

Por esa mirada que camina un puente
de luz estremecida por sus ramas
blandas siembras de cortinas
en la piel desesperada
de la calle, muñeca sin cabeza.

En la primera visita, de la caja de seguridad a los huesos,
en la base del árbol genealógico, además de dibujar ojos,
a los diminutos fragmentos de los años, que indican una
atmósfera nociva, que teme causar pánico, y sufrir muchas
vergüenzas, que desde los edificios altos repiten el proceso
una y otra vez, llevando consigo las máscaras protectoras,
contra los mensajes escritos, de los especímenes homínidos,
desenterrando las pasiones ensombrecidas, por el cielo más
simiesco, con el fuerte oleaje de los cándidos cariños ligeros.

Por la manzana pecadora mariposa
entregando las caderas comestibles
del sabor secreto
palpando al almendro entreabierto
de los féretros, sin freno, ni refugio.

Para minimizar las molestias, que confirman las corazonadas,
al caer la noche que recoge su dispositivo con una red, y un
pobre anzuelo, gordo, fresco y listo para freir, la realidad al
mojo de ajo, porque en su cubículo hay un teléfono, que usa
los sótanos atados de las manos, por la travesía de los techos
cuando entregan las paredes, un puñado de las azules y frescas
frutas lustrosas, más o menos una vez cada seis años, con largos
bramidos, y la selva de plásticos dormidos en camiseta, por los
obstáculos, que se posaron en la superficie de los sensores.

¡ Oh, parvedad a la medida, cuando el agua es redondeada !
Y es plausible la inundación de los desiertos catastróficos
sin entrometerse con el fruto de la paz
al respirar libertad los muertos
del amor más puro y viviente.

Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(2 votos: promedio 5 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar