¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Miércoles - 25.Abril.2018

Estás en: Poetas noveles

Rutina

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (12/07/2008)Enviado poradmin-
Etiquetas: amor, anónimo
Tú con quien me he peleado todos estos meses… de repente te vas y no se qué hacer. ¿Qué se supone que tendría que cambiar en el tiempo?…. Leer, disfrutar de la tarde… tomar café.. Permitirme soñar sin límites… y quien dijo que no hago todo eso a pesar de ti.

Hoy descubro que has llenado
Tú con quien me he peleado todos estos meses… de repente te vas y no se qué hacer. ¿Qué se supone que tendría que cambiar en el tiempo?…. Leer, disfrutar de la tarde… tomar café.. Permitirme soñar sin límites… y quien dijo que no hago todo eso a pesar de ti.

Hoy descubro que has llenado mi vida de responsabilidades y ocupaciones y que has permitido distraerme de mí misma. Y de verdad que bien me has hecho… aunque me pelee contigo. Lograste por algunos instantes que me distrajera de mi !! pero quien puede entenderme si te he pedido mil veces que te vayas que no te quiero aquí, que necesito mi espacio, mi tiempo, que quiero ser libre de hacer lo que me plazca.

¿Es que acaso no se que hacer conmigo…? Es que se supone que a estas alturas mi vida debería estar llena de sentido, pero que puedo hacer si no lo encuentro. ¿Si vivir necesita dosis de aventura, creo que no la tengo, pero dónde se encuentra?.

Creí que si estaba lejos y a solas conmigo iba a ser fácil encontrarlo… pero de repente lo tengo por segundos y en un abrir y cerrar de ojos se me escapa de nuevo, como agua que escurre por las manos. ¿Y ahora a quién culpo? A mí… por no saber que hacer conmigo… y es que nadie me enseñó... solo iba por allí con la inercia de quien va en un viaje sin preguntarse siquiera el porqué del mismo... y sin ser conciente del destino a donde llegará.

Claro rutina… has llenado la soledad… con esa con quien también tengo mis reclamos. Y si lo sé… no estoy sola, estoy conectada con lo que me rodea… pero no lo siento… de repente este silencio ensordecedor… me sobrepasa… me cubre... y prefiero correr y salir de él… Porque creo que me comerá entre sus garras. Yo creí que podía… acepto, yo lo busqué... pero ahora que lo tengo no se que hacer con él. Hoy una vez más no se que hago aquí, no se de donde vengo ni para donde voy, hoy como parte de Ti amada rutina, me vuelvo a cuestionar todo!!

Y Tú Soledad, porque no me das descanso unos días nada más, acaso no hay más gente por allí, con quien puedas hacer de las tuyas, porqué yo si otros también te reclaman.

Te pido que busques otras víctimas, porque me harté de ti…

Allá afuera andan otros que si te necesitan más que yo… por que yo creo haberlo pensado todo, cuestionado todo, sentido todo, hecho todo. Hoy clamo a tu benevolencia, apiadate de mí, te lo suplico, dame una tregua. Me has hecho creer que puedo volverme loca contigo… y a veces creo que me he convertido en eso.

No te quiero escuchar…. Si ya me lo dijiste todo!! Ya no… por favor… la última con quien quiero encontrarme es contigo. Pero te has empecinado en estar aquí y apoderarte de este lugar y de mí… ¿no te cansas tu también? ¿No quisieras unas vacaciones de esta mujer que vive un torbellino perenne… de verdad no te cansas?

Por lo visto nadie te quiere… mi error fui invitarte y convertirte en mi huésped de honor… y te quedaste como quien se queda en un lugar que le gustó tanto, que no vuelve jamás a su origen.

¿Y que encontraste en mí? Una mujer acostumbrada a la melancolía… ¿eso te alimenta verdad? Lo sé... Alguien que definitivamente te prefiere a ti antes que tener que abrir su corazón a los otros. Pero sabes una cosa… el contrato se acabó… ahora quiero conectarme con los otros… si yo sé que me cuesta, que no se como… se que me va a llevar un tiempo, pero si te tengo todavía aquí, me la pones difícil, eres tú o yo !!.



Y escúchame bien… porque para eso si eres buena, para ser testigo que escucha, pero nunca para hablar y romper con el silencio eterno al que estás acostumbrada. Hoy te dejo ir… si así como lo oís, te abro las puertas de par en par… te despido con lo mejor de mí, gracias por este tiempo. Por supuesto que te invitaré de nuevo, pero nunca más como invitada especial, solo cuando yo quiera; no cuando tu te impongas, solo cuando yo te abra la puerta; no cuando tu te saltes cercos y murallas.

Debo aceptar que no se como vivir sin ti… pero quiero probar otras formas.. por supuesto que se que me estarás esperando, pero no se si regreso. Así que no me esperes, porque esta vez si me voy definitivamente y no sé ni siquiera si te invitaré de nuevo. Vete ya por favor!!. No me supliques ni llores, porque esta vez no te funcionará.



Adiós…. para siempre… amada soledad.

Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar