¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Domingo - 17.Noviembre.2019

Estás en: Poetas famosos

Tentado de poder pecar

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (23/02/2010)Enviado porsamuel1-
 Tentado de poder pecar

 


Te acercaste a mí entre las sombras


que mi soledad triste proyectaba  


Desconociendo el camino


venías sin temores, sin miedos


con la sola compañía del sol


Lucías despierta, sonriente


dueña de una sonrisa de belleza pura


de un alma fresca e inocente


Y una vez, al verme de frente


congelaste en tu rostro el mirar


en la espera de un eco a voluntad


Todo ello, lo hacías al sentir


ese vacío que proyectaba en ti


una duda, mas no un freno


los generados por la incomprensión


que emerge de tu joven edad


tú, lucías dispuesta a demorar aquello


que hoy disfruto en plena verdad


La razón de la necesidad fue fuerte


no cambiaste para nada el rumbo


Viniste de inmediato con el mismo paso


y así pude deleitarme de todo


del contoneo de tus formas de tu aliento


de la suavidad de tus pasos, tu ser


de la hermosura de tu cuerpo, tu piel


Sabiendo que no te ocasionaba miedo


mi mente perdió la noción de mi tiempo


y cómo si en igualdad nos encontráramos


dejé volar a mi joven pensamiento


No iba a ser yo el culpable de matar


un instante de esos que no olvido


que sé mantengo a bien en el tiempo


Miré tu cuerpo todo sin reserva


escudriñando en mi mente los resquicios


de cada parte de ti, me fui enamorando


Lo hice, al verte fresca como agua de rocío


como aquella cristalina lágrima


que en días de lluvia salta del cielo al río


Eras en sí, como gota efervescente


de un verde de hermoso mar


de un ser que sin estar consciente


sabe o cree, que me puede amar


empalagado, seguí la ruta de mis deseos


y sin dudas, me di cuenta, llegaban a ti


Mi cuerpo hoy, ya curtido de sustos


estoy bien seguro, no soportó la impresión


Y temeroso dudó, comprendieras


lo que mi mente dispuesta te gritaba


Espontáneamente volteé mi mirada


fue y lo comprendo, torpe mi engaño


bien sé, no me creíste de ello nada


y aunque no me atreví a tocarte


ese día, me consolé con solo mirar


no quería mi torpeza rompiera


el frágil sonreír de tu lozana


exquisita y maravillosa edad


de despedida, me diste un beso


aún lo guardo pintado en mi rostro


lo hago como hice con una caricia


huellas de un pasado que no volverán


Ahora sólo me quedan los recuerdos


por la paz de un hombre que mide


con el honor de aquél que piensa


y gracias a la idiotez de éste que razona


Samuel Akinin Levy

Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Resuelve esta operación: x = 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar