¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 25.Junio.2024

Estás en: Gris

Gris

contenidos / pág.4 contenidos 1 pág.Ordena por
Enviado (25/03/2024) - Enviado por Chaloaranda | Autor: Gonzalo Ramos Aranda
El soldadito desmaya
porque es pesado, no ágil,
muy torpe se siente frágil
de plano no dio la talla
en la última batalla
perdió una pierna de plomo,
no es feliz ni por asomo,
le estorba mucho el bagaje
quiere cambiar su gris traje
y tener cuerpo de cromo.
Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 25 de marzo del 2024
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Enviado (05/02/2021) - Enviado por jomab | Autor: JOSÉ MANUEL BRAZAL GOITIA
Etiquetas: gris, páramo
Vengo del páramo gris del sufrimiento,
del lugar donde muere la esperanza
y agonizan la risa y la alegría.
 
Allí dejé mi alma
descansando al lado de una estrella,
que desterrada del cielo una mañana
fue a parar a los pies de mi destino.
 
Allí quedó mi alma,
en el páramo gris del sufrimiento.
 
Allí sigue mi alma,
como encantada por un extraño echizo;
allí sigue como fiel guardiana
de penas y secretos.
 
Allí vive mi alma
entre el triste lamento
y la soledad del páramo.
  
Enviado (18/05/2010) -
Etiquetas: Gris, Irem Taique

Arenas pardas sobre una piel,
reflejos de un rostro ensimismado,
un juramento nunca dicho,
y sin siquiera un adios.
Cuerpos que se han cruzado,
destinos de una noche,
palabras en el aire frio,
y una gota rodando por la piel.
El fugaz milagro de dos almas abiertas,
donde el lenguaje se acaba,
y los ojos susurran,
y las pieles hablan.
Una belleza que lastima ahora,
que hiere en el recuerdo,
que se aloja definitiva,
clavandose en mi ser.
El saber que ese algo fue profundo,
fue finito,
fue sorpresivo
 y esirreptible.
Dulce dolor de una noche,
vivida noche,
a la luz de un dia,
en que se siente el vacio.
 ...
Recuerda el Ocho-El Recorrido del Caballo

De la negra de la noche,
de la soledad de esta alma,
surge un canto,
lento, mortecino.
No hay lamento,
no hay risa,
ni llanto,
solo el compás de un canto.
Me envuelve,
y toca cada herida,
suave mano que no esta,
que calma y disipa.
Siento el tambor de los tambores,
la leve hierba,
el aspero suelo,
el anuncio del alba.
Gotas de sudor frío,
ausencias,
algo que por vacío,
ansío.
El fragor inútil del alma,
la delicada visión de la vida,
el saber no saber,
y solo la certeza de que andamos.
Sabía que estábamos en el abismo,
que la vida pendía,
en un segundo,
lo sabía.
La Reina Negra no dio tregua..........
las reinas nunca hacen tratos.
...
v.03.15:0,735
GestionMax
Novedades   Contacto   buscador   Mapa web   

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar