¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 21.Mayo.2024

Estás en: Poetas noveles

Encontronazo con la garabatúa

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (12/09/2023)
Autor: jorge enrique mantilla
Enviado porjoreman-
Etiquetas: joreman
Encontronazo con la garabatúa

Una noche oscura de sombras y miedos, cambiaron mi andar y cadavérico semblante
Iba raudo por un camino lleno de matorrales de alaridos y de neblinas oscuras atemorizantes
Bajaba entre piedras, hacia la quebrada de los difuntos, de olores de mortecinos repugnantes
Me apresuré en medio de la oscuridad a pasar el puente desvencijado y raído, de tirantas colgantes
Cuando de pronto escuché un alarido y voces de ultratumba, que helaba la sangre en forma impresionante
Y al otro lado del puente, apareció la figura esquelética, cubierta con una mortaja negra, pavorosa, siniestra y jadeante
Me paralicé y las mechas se pararon, mudo y nervioso, pálido y ojeroso, contemplé de cerca su figura y su horripilante semblante
Era real la esquelética muerte, espeluznante y garabatúa, con su trinche hirviente, con amenazas penetrantes
Blandió el trinche lanzándolo hacía mí, como flecha que rompe el horizonte fulminante
El trinche hirviente atravesó mi cuerpo y las entrañas y solo pedía al cielo, la bendición en agonía suplicante
Se me acercó con su negra y maloliente mortaja y el aire ondeaba su suelto y morado turbante
Se agachó sobre mi cadavérico cuerpo y le traqueaba su adefesio y esquelético andante
Me susurraba voces de ultratumba, algo tenebroso, maquiavélico, miedoso y susurrante
Le ha llegado la hora y me restregó el filoso trinche al rojo vivo, con alaridos tenebrosos de atrocidad punzante
Me atravesó el palpitante y nervioso corazón, sangrante y adolorido, ya sin vida agonizante
La escalofriante muerte me arrebató la vida, que una vez fue alegre y placentera, vanidosa y elegante
Y en un instante y sin ruegos, ni avisos, sin confesión, sin medicinas, sin anestesia, ni calmante
El aire empezó a soplar con fuerza balanceando el desvencijado colgante, con fuerzas fantasmales impresionantes
Y una ventisca huracanada arropó mi agonizante cuerpo y la noche se iluminó con un relámpago del rayo centelleante
La lluvia azotaba con fuerza y la crecida quebrada de los difuntos se desbordó con ruidos entre piedras y lodos escalofriantes
Amaneció y se veía el puente colgante como si nada hubiese pasado, el sol calentaba la naturaleza y la brisa soplaba fría y refrescante
Y en un santiamén se marchó la primorosa y querida vida y en verdad que haberla vivido, fue hermoso y gratificante.

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga, julio 12-2023
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Resuelve esta operación: x nueve = 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba
v.03.15:0,724
GestionMax
Novedades   Contacto   buscador   Mapa web   

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar