¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Jueves - 30.Junio.2022

Estás en: Poetas noveles

Las berrionderas y las viudas de la soga

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (22/05/2022)
Autor: jorge enrique mantilla
Enviado porjoreman-
Etiquetas: joreman
Las berrionderas
y las viudas de la soga

Una noche oscura y escalofriante, llena de miedos y confusiones
En una choza humilde, triste y abandonada, de espantos y revelaciones
Se escuchaban alaridos, carcajadas y berríos de llantos burlones
Cerca de un gigantesco árbol, con sus brazos y ramas de rezos y maldiciones
La surcaba una quebrada de aguas rojizas, llenas de espumas de sus ejecuciones
De historias, de mitos y leyendas, de sombras maléficas, de sueños e imaginaciones
Volaban muy bajo, las almas en pena de las berrionderas, en sus agitadas desesperaciones
Las atormentaba el pecado espeluznante, del engendro de sus confesiones

De aquel caserío y villorrio, de tierras y ganados y de hogares amorosos
Se notaba el verdor y la alegría en las labores del campo, de sus campesinos sudorosos
Las mujeres reunidas en aquella choza humilde, maquinaban algo siniestro y horroroso
El demonio se apoderó de sus mentes siniestras, del fango estruendoso
Lo que pensaban hacer, era escalofriante y terrorífico, atemorizante y espantoso
Convencieron a sus esposos y maridos, de pasar una noche de amaneceres maravillosos
Las endemoniadas mujeres, se enrollaron los lazos en sus cuerpos, apasionados preciosos
Y los terratenientes, campesinos y jornaleros, con sus moyas de bebidas fermentadas de olores fuertes y deliciosos
Partieron esa noche hacía la choza, entonando melodías de acordes pegajosos
Marchaban abrazados, alegres a la cita de amores y pasiones deseosos
Y allí debajo de aquel árbol inmenso de ramas y sombras de miedos asombrosos
Empezó la danza macabra, con aires de pánicos tenebrosos
Todo era alborozo, risas y carcajadas, de tabacos, cigarrillos y bebidas, que tomaban agitados y presurosos
El egoísmo y la ambición a la riqueza mal habida, las llenó de fobia y odio pecaminosos
Querían para ellas solas las tierras, los cultivos y el ganado de tesoros codiciosos
Emborracharon a sus esposos, idos de tumbo en tumbo, sin alientos y ojerosos
Y allí debajo de aquel árbol, desenvainaron los siniestros lazos de sus cuerpos vanidosos
Y una a una fueron colgando con la soga, ahorcando siniestramente a sus queridos esposos

Amaneció y en el árbol del ahorcado, estaban colgados los esposos, rodeados de moscas y el aire, que los mecía en sus soledades
Las viudas en medio de su berríos, los enterraron con miedos atroces, ocultando sus barbaridades
La última noche del velorio, en aquella choza desolada y triste, presagiaba aires de fatalidades
Un ventarrón huaracado, en medio de relámpagos, rayos y centellas, con la fuerza de sus tempestades
Azotaba con furia la choza, a las viudas y a las sogas colgantes, llenas de perversidades
Las azotó en remolino y las elevó por los aires, con hojarascas a grandes velocidades
Lanzándolas al lecho de la quebrada, hundiéndolas en las terribles profundidades
Se calmó la tormenta y el árbol del ahorcado con las sogas moviéndose, se llenó de miedos, de espantos, de berríos y ansiedades


Cuenta la historia en medio de sus mitos, leyendas y testamentos
Que por allí han visto merodear a las berrionderas, padeciendo el lánguido de sus sufrimientos
Son las viudas de la soga, que atemorizan con sus gritos escalofriantes y espavientos
En noches oscuras y tormentosas, se escuchan sus berríos, con alaridos violentos
Son almas en pena, que vagan llorando, pagando el pecado de sus sufrimientos
Vuelan alrededor del árbol frondoso, atizando la soberbia y el pánico de sus remordimientos
Las berrionderas piden perdón y paz para sus crueles y agitados tormentos
Son las viudas de la soga, que piden con sus berríos y gritos desesperados, que las ayuden
Con el engendro, del peso de sus cargamentos
La soledad invade a estancia, al árbol del ahorcado y a la quebrada, con lastimeros berríos, que salen de bien adentro de sus abatimientos

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 22-2022
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Resuelve esta operación: siete x = 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba
v.03.15:0,634
GestionMax
Novedades   Contacto   buscador   Mapa web   

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar