¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Domingo - 09.Agosto.2020

Recuerdos fugaces

contenidos / pág.16 contenidos 2 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Enviado (10/09/2012) - Enviado por propia
Nunca olvidé ese desconsuelo
que entre rocas y espuma salpicada
tu dejaste escapar desconsolada
con el agua de aquel frio riachuelo.
Nacimiento, fuente helada
por la nieve acumulada en los regueros
pensamientos de caóticos recuerdos
que guardó mi memoria enamorada.
Noble bruto, el tiempo que el espacio manipula
porque abreve esta agua fresca y pura
mas es tarde, pues la fruta pasó ya de madura
siendo el aire el dueño de la usura
y aprieta tanto que la vida me clausura.
Aqui estoy, entre la silla y el suelo
con un gesto de placidez en la cara
deseando que se ablande tu mirada
al ver mi corazon muerto de celos
por la perdida de tus labios y sus besos.
Aquí estoy madre
a la distancia en medio de la noche,
recibiendo tus bendiciones por cada estrella,
la luna ayer estuvo nueva, hoy esta menguante, no he hablado con ella, siempre lo hago cuando su cara está más bella,
y a ti;
a ti te ve a diario en medio de mi vida amoldándome los pasos,
en mi mente te dibujo,
mi heroína,
mi princesa mi diosa,
a lado de él,
de Zeus si para mí el es mi Zeus aunque su grandeza radica en la tuya,
el es ejemplar, pues a pesar de su infidelidad,
es leal, sabe enseñar con ejemplo lo que adquirió con experiencia
de las siete plazas de la vida él va por la cuarta pero de vuelta,
sabes a veces pienso que su obstinado carácter,
su relumbrante pulcritud y sus afanes da g...
Enviado (04/08/2011) - Enviado por joseantoniovv
 
 


Ahora en este sueño

abandono esta tormentosa realidad;

en este jardín de mi soledad

busco la felicidad de lo pequeño;

navego en mi adorado leño

por océanos siderales.

En esta vida de angustiosos males,

dame que beba de tus labios

el agua pura de frescos ríos

que sana estos dolores terrenales.
 
 
...
Enviado (01/08/2011) - Enviado por joseantoniovv
¡Que pobre hombre! 
Soy un pobre hombre
que me siento en este escondido
banco de piedra,
ahora sopla
una bocanada de viento tibio,
vuelan con las hojas secas
mi alma eterea;
miro a lo lejos, muy a lo lejos,
no veo nada, no hay nada,
acaso un horizonte vacio
lleno de almas perdidas.
Medito si vale la pena
tomarse la vida en serio,
y pienso que todo es una farsa,
puro circo viviente;
me viene un mareo
y se me escapa un sollozo
de lágrimas secas, mudas, ciegas: 
confieso que soy debil
de inestable temperamento.
Ahora quemo mi cuerpo y mi alma
en una hoguera:
No eres digno de mi  -me dice el fuego-
¡Fuera! ¡Fuera de aquí!
-Y yo por encima de su voz grito-
¡Cállate! ¡Cállate y aceptame!
...
Enviado (27/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
La palabra viaja hasta el infinito,
un rumor oculto late en mi ser,
como un desierto de arena,
como un pozo lleno de fango.
Que mi vista no pierda la verdad,
la luz trémula de las farolas embriagadas
la fragancia olorosa de aquellos jazmines,
residencia de los que abandonaron la muralla.
Que toquen los músicos
la melodía de lo eterno,
perpetuo éxtasis de un amanecer tardío,
catarsis de lo insostenible
Enviado (18/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
A mi me resulta placentero comtemplar la naturaleza,
en apartada soledad,  tranquilo, melancólico;
un todo de percepciones me llenan de pureza,
así se instala en mi un gozo onírico.
En esta mañana de mediados de abril, la bóveda
del cielo se ha vestido de un radiante azul,
con un ramillete de nubes deshilachadas, que se le enreda
en almohadones como visillos de tul.
Me rodea un amplio manto de hierba humeda,
una infinidad de flores dan colorido a este paisaje,
allí al poniente se dibuja una frondosa arboleda;
un ramillete de violetas para ti coloco en mi carruaje.
Recostado, en este mi legendario roble;
en mi infancia, juventud y madurez,
me has acompañado con tu porte noble
que alcanza su plenitud en esta mi vejez.

...
Enviado (16/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
A lo lejos se oye el flaco ladrido de los perros,
toco con mis labios la boquilla de un clarinete,
de un cuaderno musical saco un melodía;
todo mi amor se convierte en humo.
A mis pies sigue la maleta de madera
con la que llegó al mediodia.
Le veo por la ventana, me preocupan
sus idas y sus venidas.
Ahora veo como se posan las palomas 
en los canalones, 
con su patas rosadas
 y sus alas blancas.
Tengo que seguir sonriendo,
y fingir que soy feliz; 
un abismo vago lleno de oscuridad  
se abre en mi alma.
Estoy tan triste, tan triste...
que los médicos no pueden hacer nada, ni el cura tampoco.
En voz baja y bañado en lágrimas,
me digo...
Principios de abril cuando abren las primaveras,
me vienen recuerdos d...
Enviado (16/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
A lo lejos se oye el flaco ladrido de los perros,
toco con mis labios la boquilla de un clarinete,
de un cuaderno musical saco un melodía;
todo mi amor se convierte en humo.
A mis pies sigue la maleta de madera
con la que llegó al mediodia.
Le veo por la ventana, me preocupan
sus idas y sus venidas.
Ahora veo como se posan las palomas 
en los canalones, 
con su patas rosadas
 y sus alas blancas.
Tengo que seguir sonriendo,
y fingir que soy feliz; 
un abismo vago lleno de oscuridad  
se abre en mi alma.
Estoy tan triste, tan triste...
que los médicos no pueden hacer nada, ni el cura tampoco.
En voz baja y bañado en lágrimas,
me digo...
Principios de abril cuando abren las primaveras,
me vienen recuerdos d...
Enviado (16/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
Murió dos veces en un mismo instante,
en una cama tablero de ajedez,
y en una atmósfera de sinfonía clásica.
Moví la pieza y el dijo sus últimas palabras:
¡Jaque mate!
Le velamos un dia con su noche,
en su entierro me acompañaba su familia:
ocho peones su guardia personal,
dos álfiles envejecidos,
dos caballos troyanos,
dos torres sultanas,
y una reina desconsolada.
Un canto fúnebre,
y un golpe seco le dieron sepultura.
¡Jaque mate!

Enviado (16/07/2011) - Enviado por joseantoniovv
En la pequeña playa del olvido, 
veo a un flautista de zapatos blancos,
un representante de baratijas, 
y algo más tarde dos fulanas de medio penique.
Los observo con inquieto interes,
enfundado en una pantalón demasiado pequeño,
una camisa estrecha desecha a jirones,
y unos zapatos dos números pequeños.
Hoy tengo el día libre y la agenda vacía,
por tanto,doy  rienda suelta a mi imaginación,
en la que tu también apareces,
si sabes leer entre lineas o te apuntas en ellas.

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
v.03.15:1,240
GestionMax
Novedades   Contacto   buscador   Mapa web   

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar