¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Viernes - 03.Diciembre.2021

Estás en: Poetas noveles

El columpio

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
Enviado (23/10/2021)
Autor: Gonzalo Ramos Aranda
Enviado porChaloaranda-
“Surca el viento, fiel . . . con tiento.”
 
De henequén, bien reforzadas,
dos sogas son amarradas
a rama fuerte, uniforme,
de una jacaranda enorme.
 
Tal brazo les da de abrazos
a ese par de recios lazos,
como eje fijo les sirve,
la escena es irresistible.
 
Ya que, a lianas adherido
un asiento suspendido
se muestra absorto, admirado,
aunque, en principio, calmado.
 
Tranquilo, sin tener prisa,
confía en que llegue la brisa,
anhela el aliento humano
vigoroso, franco, sano.
 
Aguarda el momento justo
de moverse, darse gusto,
espera iniciar el viaje
consciente de su linaje.
 
Desea que alguien lo aborde,
que lo impulse, empuje, acorde,
hecho lo cual, muy gracioso,
proyectándose precioso.
 
El columpio presto, sube,
baja, asciende hasta una nube,
desciende, se eleva al viento,
surca altivo, así, con tiento.
 
En un balanceo que crece
el pasajero se mece,
aprieta duro el ombligo,
se “autopropulsa”, les digo.
 
Las piernas encoge, estira,
mientras panorama mira,
un buen consejo recuerda
asirse firme a la cuerda.
 
Sentarse fijo centrado
para no “salir volado”;
ley de gravedad opera
en ir y venir que impera.
 
La rama del árbol cruje
sin queja, feliz, recruje,
por bajadas y subidas
del trapecio, repetidas.
 
Necesaria resistencia
aguantar, sentida esencia,
la actividad que sublima
es dicha que no termina.
 
El columpio toma y daca
con ritmo, como una hamaca,
linda curva, leal, dibuja
con fascinación que embruja.
 
Por el aire, entretenido,
es péndulo sostenido,
la energía le da la vida
de agasajo, divertida.
 
Balancín al firmamento,
oscilar su fundamento
rasgar el cielo fraterno
vivo en busca del Eterno.
 
La gloria, terso, acaricia,
de niñas, niños, delicia,
el vértigo les produce,
al júbilo los conduce.
 
Después de larga jornada
de alegría desmesurada,
de pasearse en el espacio,
ya, sin bamboleo, . . . despacio.
 
El columpio tan soñado,
bien contento, aunque agotado,
poco a poco queda quieto
esperando nuevo reto.
 
Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 23 de octubre del 2019
Dedicado a mi pequeño nieto, Ian Santiago Mora Ramos, como regalo de cumpleaños . . .

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

El columpio
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 5)
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como [conectarse]
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Resuelve esta operación: x = 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba
v.03.15:0,660
GestionMax
Novedades   Contacto   buscador   Mapa web   

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar