¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Domingo - 15.Septiembre.2019

Estás en: respuestas

respuestas

contenidos / pág.3 contenidos 1 pág.Ordena por
Híbrida Heredad
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Voy a fabricar una idea con tantos otoños
como he visto despertar en las hojas
en el amarillo de los ecos olvidados
por las ventanas amontonadas del espejo
de mitológicos recuerdos y sabor desigual
en la homogeneidad de la envidia
en las casas que levitan desmejoradas
pero también en el árbol arrodillado
con los sueños de un pámpano
de la quietud con pantomima
de la hojarasca con donaire
y viceversa...
¡ Por esa hibridez, desamparada hendidura !
En las respuestas al imposible
en los dioses adictos a las alabanzas y hambrientos
de culto y privilegio sobre otros
fanatismos indignantes desentonando las mínimas razones
erróneas dudosas duplicadas decorosas
por el látigo laudable legible legión
entre pedales pecadores pecun...
FANTASMAGÓRICA NEGRURA
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Después de la agria disputa de la tarde
con la noche había pensado en los sufrimientos
qué por la madrugada esperaban la carrera
temerosa al contacto de la luna y las estrellas
palpando las obscuras intenciones de los buques
angustiados qué iban a ser sacrificados dulces
en las playas invocando la razón más fácil qué
la exclusividad de la envidia cómo un trofeo de
caza detrás de la presencia qué lo aspiraba y lo
expelía al ritmo entrecortado como un autómata
en la pesadilla dando órdenes en la calle que no
escondía más el rostro agrupando cifras con una
gran nitidez como si percibieran el interior confuso
transparente qué estaba dislocado en partes dónde
todo el escenario se inundó de remolinos.
Las alas de una nub...
Asilenciado...
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Por esa ausencia habitada que observa
de reojo el alma del eco acostumbrado
a no hacerle demasiado caso intentando
profundizar un poco en el misterio que
seguramente iría suavizándose cuando
tomó asiento en el automóvil... Acordándose
de su aventura matinal en aquel lugar solitario
dónde ni siquiera manifestó curiosidad por
saber su nombre.
Se detuvo frente al árbol y siguió con la mirada
la sombra de las hojas en la noche iluminada
en la luna herida con una expresión de perplejidad
fuera de su alcance en la copa del rumor enarbolado.
Y las imágenes de un sueño terrible vinieron a ocupar
la memoria en la casa cubierta de madreselvas y de
bugambilias en un alud de murmullos y telarañas
que dos años antes tuvo... Empezó a r...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar