¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 18.Junio.2019

Bartolomé Rodriguez Oliva

contenidos / pág.18 contenidos 2 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Enviado (06/03/2012) - Enviado por toli

LA PERLA NEGRA
Abraza el aire hasta que
te llegue al ombligo,
verás que en los colores
que te acompañan, hay vida,
hay energía que te inyecta
en tus venas sabia nueva.
Ya tienes tu fantasía.
Vuela con tus alas
acariciando las olas.
Transmite, crea, sueña,
comunica tu fuerza
a las aves del océano.
Abre las ostras del acantilado
y distribuye las perlas maravillosas
que hay en su interior.
Y así, alguna vez,
descubrirás la perla negra.
Guardala, custódiala, protégela
de intrusos, mafiosos y delincuentes.
Habrás encontrado el elixir
de la verdadera sabiduría,
la respuesta a todas las preguntas
que aclaran tu existencia.
La existencia de todos,
el por qué de la vida,
la necesidad de padecer
un mundo tan absurdo.
...
Enviado (18/02/2012) - Enviado por toli
Espérame cuando caigan
las hojas secas de los árboles,
cuando el frío del Norte
encoja tu espalda dolorida.
Espérame cuando llegue
el gris otoño a tu vida,
cuando tu piel, terciopelo ardiente,
arrugue su medida.
Espérame que, con mis dedos
cansados y mi mirada entristecida,
quiero calentar cada poro de tu piel
y sentir junto a ti el calor cada día.
Espérame para llegar juntos
a la larga meta establecida,
para despedirnos codo a codo
de nuestros paseos por la orilla,
oyendo el sonido del mar
y acariciar con mis labios tu mejilla.
Espérame y no te vayas la primera
de esta absurda vida,
que quiero engalanar
mi barca de fantasías
para acompañarte en el último viaje
en alguna primavera....
Enviado (09/02/2012) - Enviado por toli
El quejio del viento llama mi atención
hacia el mar profundo y lejano,
yermo...
Bajo el empíreo, de un azul grisáceo,
la bruma espesa oculta los náufragos yertos,
que emiten lamentos desconsolados.
El quejío del viento y el cántico monótono
de las olas auguran un atardecer trémulo,
funesto, aciago...
Sobre el ámbito marino de un negro azulado,
los brazos bailan un tripudio descontrolado.
El quejío del viento se agrava
con la marcha del Sol de invierno,
vistiendo de luto las vastas y doradas playas,
desiertos...
Bajo un manto de negro terciopelo,
el hombre verdadero pisa con su piel cobre
tierra prometida, entre cadáveres,
víctimas, muertos...
El quejío del viento menosprecia la flor blanca,
como la mano que la porta,
desesperado, asustado, lleno de miedo...
Sobre el m...
Enviado (08/02/2012) - Enviado por toli
No aparecen los cadáveres
de los dos mil seres perdidos,
padres, madres, hijos desaparecidos
que con su sangre saciaron
el ansia de poder de un
hipopótamo enmohecido.
No aparecen los cadáveres
de los que pagaron el lujo
de los humanos podridos,
de los que miran sobre el hombro
al humilde campesino,
al hermano empobrecido.
No aparecen los cadáveres
y aún siguen vivos,
cobardes seres y asesinos,
buitres bicéfalos que vician
el aire puro y alegre
de un mundo dormido
Enviado (02/02/2012) - Enviado por toli

Eres el aire que respiro,
mi extrema necesidad,
el suelo en mi camino.
Somos la mar y la sal.
Eres la dulce brisa
de la mañana,
mi alimento diario
tu dulce mirada.
Eres mi energía vital
mi eterna deidad,
el sueño inmortal.
Somos la noche y la oscuridad.
Eres mi musa fiel,
el Sol de mis días,
mi poema de amor
...mi vida
Enviado (31/01/2012) - Enviado por toli
Como palomas llegarán
mis manos a tu piel,
de puntillas mis pies
recorrerán los pasillos
de tu cansado cuerpo.
Para acariciar tus sombras
emplearé mis labios con
sabor a miel de romero.
Como luceros llegarán
mis ojos a tus ojos
y mi espalda se erizará
al sentir la yema de tus dedos
como filos de espadas medievales.
Mis hombros serán la muralla
fuerte del dorado desierto,
de tus anhelos decorados
con ramas y hojas de cipreses.
Como corriente de río,
claro y transparente, te llegarán
mis sueños y deseos.
Aguantaré tus cansados párpados
para que no se cierren ante
un horizonte de sueño eterno.
Y esperaré las madrugadas
a tu lado cerenamente
para que no te sientas sola
en nuestro humilde lecho.
Y callaré las voces maldicientes
de nuestros actos, temores
y noches os...
Enviado (27/01/2012) - Enviado por toli
QUE MÁS DA...
Ya aparecieron los cadáveres,
esqueletos indefinidos,
tierra, polvo, cenizas,
todo junto... un sin sentido.
Que más da que fueran diecisiete
o trece, cuando uno sólo de ellos
constituye la mayor de las infamias.
Eran hijas, madres, hermanas,
esposas con ideas definidas,
contrarias a sus verdugos,
sin dobleces al defender a los suyos.
Lucharon por una mejor vida
sin pretensiones ni codicia.
Sin saber que tras el muro del cementerio
las esperaban los fusiles
de cobardes escondidos,
de seres sin alma que violaron
su dignidad y sus principios.
Derramaron su sangre en total libertinaje
para viajar en coches blindados
y pasear bajo palio junto al obispo.
Que más da que fueran trece,
diecisiete o un número indefinido,
cuando uno sólo de esos cadáveres,
ro...
Enviado (27/01/2012) - Enviado por toli
QUE MÁS DA...
Ya aparecieron los cadáveres,
esqueletos indefinidos,
tierra, polvo, cenizas,
todo junto... un sin sentido.
Que más da que fueran diecisiete
o trece, cuando uno sólo de ellos
constituye la mayor de las infamias.
Eran hijas, madres, hermanas,
esposas con ideas definidas,
contrarias a sus verdugos,
sin dobleces al defender a los suyos.
Lucharon por una mejor vida
sin pretensiones ni codicia.
Sin saber que tras el muro del cementerio
las esperaban los fusiles
de cobardes escondidos,
de seres sin alma que violaron
su dignidad y sus principios.
Derramaron su sangre en total libertinaje
para viajar en coches blindados
y pasear bajo palio junto al obispo.
Que más da que fueran trece,
diecisiete o un número indefinido,
cuando uno sólo de esos cadáveres,
ro...
Enviado (18/01/2012) - Enviado por toli
A veces la justicia duerme plácida
bajo los chopos verdes del campo,
controlada por señores
montados en caballos blancos ,
con zahones de cuero y lazos,
con botos de tacos ensangrentados.
A veces la justicia duerme la siesta
y sólo se despierta con el perfume de1 amo.
El olor vida del obrero paciente,
del trabajador a mano,
la amodorran, la adormecen.
No despierta ni con gritos,
alaridos, ni sufridos llantos.
A veces la justicia, duerme en la orilla
del río, en el remanso.
Juega con el agua clara y crista1ina,
mientras otros la están llamando.
Ella, distraída y coqueta, se mira
en el espejo, lejos de lo humano.
A veces la justicia duerme entre sábanas
de seda y edredón blanco,
sobre colchón de plumas, en habitación
cerrada, sin libertad ninguna.
El rayo del Sol ciega...
Enviado (09/01/2012) - Enviado por toli

A MI PADRE
Guardo en el cofre de mi alma
las mil joyas que no pude regalarte.
Guardo escondidos en los glóbulos
de mi sangre cada una de las acciones
que no pude entregarte.
Guardo para mi, para siempre,
los sueños y abrazos que no pude darte,
por si alguna vez, en otra vida,
me pides justifique mi estandarte.
Guardaré mis recuerdos cerrados con llaves
para que el odio no envenene mi sangre,
para echar de mi la hiel que en vida,
poco a poco trajeron los cobardes,
parásitos que hieren con sus lenguas,
como a traición matan con puñales
los soldados entrenados
en batallas de nadie.
Guardaré los pocos momentos
que juntos celebramos sin nadie,
momentos más valiosos, si cabe,
preñados de felicidad
por ser instantes.
Guardaré tu imagen cercana
de un buen padre,
ya que a...
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar