¡Síguenos!
RSS Subscríbete vía e-mail
RSSContador de Suscriptores de Winred
BoletinesSuscríbete al boletín
Ya somos más de 34561 suscriptos!
Usuario - - Acceso de Usuarios
Lunes - 14.Octubre.2019

Cuento neosurrealista

contenidos / pág.20 contenidos 2 pág.Ordena por
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Fué un Poema...
Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Cuentan los que dicen que cuentan cuentos
de uno en uno, muchas veces cambiando el
mismo día esa tarde antes de tres noches ya
seguidas sin sol, al fuego jugando unas flamas
entre palabra y sentido, relato seguido ligero
con la musicalidad corriendo sorpresas en la
risa entrecortada de una lágrima furtiva de la
muerte honda de los ángeles apenas la brasa
vencida en la fina resonancia sin trayectoria,
como esa vez después de cenar un plato de
nuevas letras delgadas y esquivas, con versos
alegres escondidos en la rima perdida porque
se arrimó al rincón erecto bajándose las letras
después de las cortinas sigilosas suspirando
al amor encontrado en unos minutos olvidados
en ese poema. ¡ Sí, ése que fué...! El poema que
nadie h...
El Relojero Fantasma
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Cada mañana regresaba cargando el futuro
demasiado tarde para contarlo en el pasado
antes qué ahora, dónde ni siquiera un valeroso
reloj se hubiese aventurado atravesando las
dimensiones del instante, parte a parte,
sin romper el aislamiento qué callaba gris e
impresionado pudiendo permanecer así mucho
más qué indefinidamente desmesurado.
El mar se agitaba inerte al apuntar el alba
cuándo el viento aconsejó suavemente la
rebelión de las olas del mismo verde rígido
y frío sin encontrar ni la menor huella de la
sal desordenada en sus latidos en la playa
tosca y bárbara dónde pasó el último invierno
el sol sin decir nada de la tarde en un coro
mecánico incapaz de hacerle mal a nadie.
Según dicen qué eso hubiera sido un...
El Colofón Equitativo
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Fue cuando el tiempo colgó sus relojes en la nada sin fe,
en el collar del espacio dejando saltar sus gestos grises,
desvalidos, extendiendo el significado de las palabras
estrechas, en torno a la negra figura en medio de la pálida
faz dispuesta a salir sin destino, entre las grandes franjas
de niebla que una tarde reunió con mucho valor, resultando
difícil despertarse de esa manera más de una vez, en toda
la angustia que emigra de la realidad invisible, tratando de
ocultarse a medida que la noche caía llenando con ligeras
eternidades su mirada fría, en la imagen de la propia muerte
entre las flores de fósforo y ceniza, donde todo puede fácil
recordarse con el suspiro de los caprichos prolongados
en una gota de relámp...
Plantando Recovecos
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Caminé, me dices, como el rechazo que acepta
el desórden establecido con los bolsillos en las
manos de pié al cielo viendo las nubes duras,
despacio cayendo entre las hojas del otoño gris
gota a gota, camine y camine como cascarria.
Porqué camino vamos, no lo sé, dices qué dije,
caminando de manos, de menos, manando,
porqué suelo a veces decirlo, y tienes razón al
pensarlo callado entre las palabras inútiles de
una mirada de miles...
Es verdad, las casas salen de noche por las
ventanas girando bruscamente al mar asombrado
cabalgando las íntimas cobardías del espejo en
las olas saludando a la puerta por dónde regresan
las paredes, y los techos entrando de día a los
hogares hechos islas, elegía de pañuelos, epopeya
...
¿ Porqué nada es mejor ?
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Llueve su angustiante soledad la noche, cuándo
las aves no cuentan las nubes, y se van apagando
las flores en sus aguas al finísimo azul después
de morirse el sentido en la distancia... Nadie
tenía en el lugar la túnica del color del enebro.
Era marzo de un tirón, por más que la causa de
su oficio no dejaba lugar a dudas al año. Con el
moño el invierno puntual se tiende sin ser verde
ni admitir réplica, sin darse apenas cuenta de lo
qué hacía al miedo al verlo matar su hielo en él,
¡ Sí !...En el corazón de una gota. Seca una antorcha
encendió el ruido en mil pedazos incluídas las huellas
con sus tintes lozanos no sin gran pesar. El vacío en
su vasto territorio señalaba el camino de regreso...
Se veía el silenci...
Encharcamiento Cierto
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Cuando estuvimos muy cerca, agitados los pájaros
marcaban una tibia humedad en el lago con su
vuelo inexpresivo en la transparencia de las medusas.
Se puede hallar la palabra fervorosa y pura al desbordar
el polvo abatido en la funesta tiranía del tiempo, de tal
forma que al mismo pensamiento espanta, entre la
quietud y la soledad, al cerrar los ojos deslumbrantes.
¡ Pero el tiempo pasa tan de prisa, tan radiante, tan...
consolador... como el pasado en el futuro tropezando !.
Cierto, cierto a veces como una jícara sepia de albear
casi farruco del jironado por la vida con cañadas y...
desazón por la estrictez de los desfiladeros..
En este momento no se vé, porque ya obscurece más
temprano... En el gran sol es casi de n...
Estrafalaria Estulticia
_ Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Me guardó entre la distancia cuarenta años.
Peyorativo, afable, con frecuencia pampirolado.
Cuando lo contemplo sentado en un recuerdo
descubro el espejo que perdió su reflejo, que
de tanto mirarse aprendió a morir, después de
la serena determinación detrás suyo...
Clarinado dardo, cubierto de bulo, vituperio,
y escarnio, con los anhelos por la intrincada senda,
anudando el color a los pálidos pinceles, y de
nuevo a los claveles con el centro de la luz hundida.
Ahí, el reloj meditaba en una estatua que tiene que
pedir prestada su sombra a la ventana, sin orden
ni concierto, en las relaciones más profundas de
un secuaz aficionado a la superficialidad benévola,
enfusado en la egresión viscosa por deshilvanar
el mism...
LUDIBRIO IMPOLUTO
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
En esos recuerdos verdes caballos amarillos
asoman el hocico desde el bolsillo del saco
que arrastra su pelaje obscuro... Y me dices
que los gritos arrastran las arenas saltando
por encima. Si, creo que hay algo de insistencia
tanteando las sorpresas lentamente en el sonido
seco de la madera golpeada por la mano que nos
separa del hastío entre la vertical tormenta...
¡ Bueno, en fin, ya hemos llegado aquí !... Lo que
fué sólo deseo y pensamiento en un principio.
De cualquier forma, quiero contarlo, evadiendo
las sombras del olvido que tejen las corbatas,
y los sillones sin tantas explicaciones. Total...
Total... Ya estando arriba, el trepidante silencio
es el mayor aliado, cómplice conversando lábil,
animado, como estr...
Finales Postreros
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Todo esto sucedió hace mucho tiempo y, desde entonces
a menudo previo al inicio, sin dulcificar la acidez excelsa
de las minúsculas amarguras, granuladas, encapsuladas,
en gotas y soluciones en suspensión, estando lejos el
refresco de las arrugas verticales por el atardecer con menos
fuerza... En el taller, desempleado, con el agua que hierve las
herramientas en alerta que encienden su tristeza, infiel de mano
impía por el rencor de la moneda del blancor relajando un limonero.
¡ Sí, en él !... Taller qué hace oscilar el baño de vapor giboso de las
calles conmocionadas por el silencio. Estruendoso nadaba un pez
abrumado por el óleo colgado en la madeja de lana en aquella pared
rugosa... La noche verde aún la luna en su vej...
AVENTADO
...Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Ha estado en todas partes. Su mirada se ha grabado
en toda superficie, demasiado en algunas, y en otras
poco. Como a veces muchas dulces y delicadas pupilas
lo saben... Con frecuencia corre hacia su muerte, huracanado,
y sin contorno, indefinibles son sus variaciones o sus derivados,
pero no es el mismo en todas partes... De repente reprende a las
tormentas con la frente fatigada del firme empeño en su visión
tenaz... Nadie sabe desde cuando está presente, y qué pueda
hablarse de las condiciones previas imposibles de llenar, y la
misma dificultad vuelve a repetirse desprovista de las más
exóticas explicaciones en la pendiente natural del momento
ignorado, acostumbrado a guardar el vaivén que detiene los
extremos del breve alien...
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar